www.madridiario.es

Contador, del infierno al cielo en un solo año

martes 31 de enero de 2012, 00:00h
El año 2012 será difícil de olvidar para Alberto Contador. El ciclista de Pinto ha vivido sensaciones encontradas, unas muy amargas, otras muy dulces. Primero, el fracaso y la decepción de un deportista sancionado por dopaje. Después, el triunfo y la reivindicación de un ciclista único que resurge de sus cenizas. Para lo bueno y para lo malo, el madrileño ya es leyenda y en este año lo confirmó aún más.
El varapalo llegó pronto, a principios del mes de febrero. El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), tras un largo proceso, condenó al pinteño por su positivo por clembuterol en el Tour de Francia de 2010. Daba así por buena la teoría de la Unión Ciclista Internacional (UCI) y de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) de que el positivo del ciclista español fuera causado por una transfusión sanguínea o por el consumo de un suplemento nutritivo contaminado. Sin embargo, el dictamen generaba muchas dudas, puesto que el Tribunal reconocía que no estaba probado el dopaje.

El pinteño siempre defendió su inocencia, justificando que la presencia de clembuterol en su sangre se debió al consumo de una carne contaminada. Cansado y "hecho polvo" por este asunto, decidió no recurrir la decisión del TAS y seguir adelante en el ciclismo.

Con la sanción, Contador quedaba suspendido durante dos años con efecto retroactivo del 25 de enero de 2011, a lo que había que sumar el periodo de suspensión provisional que ya había cumplido a finales de 2010. Esto significaba principalmente dos cosas. Primero, el ciclista perdería en su palmarés el Tour de Francia ganado en 2010 así como el resto de victorias que conseguiría posteriormente, entre ellas el Giro de Italia de 2011. Segundo, no podría volver a competir hasta el 6 de agosto de este 2012, lo cual le impedía participar en el Tour y en los Juegos Olímpicos de Londres.

El regreso de Contador fue a lo grande. Una vez conocida la sanción, el pinteño se marcó como gran objetivo del año la Vuelta a España, que comenzaría a finales del mes de agosto. Y aunque aseguraba en un principio que no se sentía favorito para vencer, su competición fue antológica. Dura fue la disputa con 'Purito' Rodríguez y Alejandro Valverde, pero en la decimoséptima etapa, disputada entre Santander y Fuente Dé, Contador dio un golpe de autoridad de gran campeón que a la postre le serviría para llevarse el triunfo final. Luego llegarían el éxito en la clásica Milán-Turín y un noveno puesto en el Mundial de contrarreloj.

 El año acabó con dos buenas noticias para Contador, quien alcanzó un acuerdo con la UCI para el pago de la multa derivada de la sanción por dopaje. En un principio, se pedía el pago de al menos 2.485.000 euros, pero ninguna de las dos partes quiso desvelar a cuánto quedó finalmente la multa. Por otro lado, el equipo de Contador, el Saxo Tinkoff, logró entrar en la lista de los dieciocho equipos que compondrán la categoría World Tour, la primera división del ciclismo mundial. Esto significa que Contador podrá volver a disputar el Tour de Francia en 2013. Quizá entonces llegue su 'venganza' y 'reivindicación' definitiva.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios