www.madridiario.es

El suceso se produjo en Alcorcón, aunque el cadáver fue hallado en Alpedrete

Comienza el juicio contra tres polacos por asesinar a un compatriota

Por MDO/E.P.
martes 15 de mayo de 2007, 00:00h
Un jurado popular de la Audiencia Provincial de Madrid comenzará a juzgar a partir del  miércoles, a tres ciudadanos polacos acusados de haber asesinado en 2003 a un compatriota en Alcorcón y de haber tirado el cadáver a una laguna de Alpedrete. Para cada uno de los acusados el fiscal solicita 17 años y medio de prisión.

El escrito de conclusiones provisionales del representante del Ministerio Público, considera acreditado que el 20 de diciembre de 2003 el fallecido Dominik G., de 27 años, durmió en casa de los acusados Miroslaw L. y Mónica N., en Alcorcón. Al día siguiente, acudió al domicilio el también procesado Piotr S. y un amigo de los acusados, Adam P., momento en el que estas cinco personas comenzaron "a ingerir bebidas alcohólicas en el salón de la vivienda".

A una hora no determinada, relata el fiscal, Piotr y Dominik comenzaron a discutir y el primero "golpeó con una barra de hierro en la cabeza a Dominik". Mientras la víctima se encontraba en el suelo "aturdido por el golpe y por la ingesta de alcohol", Adam P. intentó que Piotr no siguiera golpeando al herido.

En ese instante, Piotr dio un puñetazo a Adam y lo echó de la vivienda, para, inmediatamente después, seguir agrediendo a Dominik. "Los tres acusados --agrega el escrito del fiscal--, con ánimo de acabar con su vida, cogieron distintas herramientas, como un formón de carpintero (instrumento de filo muy cortante) y un destornillador, y comenzaron a clavarlos en el cuerpo de Dominik de forma sucesiva hasta su muerte".

Por la noche de ese mismo día, los tres encausados sacaron el cadáver de la vivienda, lo metieron en el maletero de un coche y se lo llevaron hasta una cantera de Alpedrete. Una vez allí, anudaron al cuerpo de Dominik una soga "a la altura de la cintura del cadáver y, al otro extremo de la cuerda, ataron una piedra de unos 25 kilos de peso" y lo arrojaron a una laguna cercana a la cantera, donde permaneció hasta que fue descubierto el 7 de marzo de 2004 por un pescador que avisó a la Guardia Civil.

El Instituto Armado puso en marcha una investigación que ha hecho que los tres inculpados se sienten el próximo miércoles en el banquillo de la Audiencia madrileña. Fuentes cercanas al caso indicaron que el motivo del crimen "pudo ser un ajuste de cuentas o una venganza".

El fiscal considera estos hechos constitutivos de un delito de asesinato, por el que pide 17 años y seis meses de prisión para cada uno de los imputados. Además, pide al tribunal que los procesados indemnicen a la madre de la víctima con 150.000 euros. Por su parte, la acusación particular considera que en el asesinato concurre la agravante de abuso de superioridad y pedirá la pena máxima, 20 años de cárcel para cada uno.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios