www.madridiario.es
El juez deja libre al acusado de engañar a varias chicas en una red social para hacerles fotos desnudas y violarlas

El juez deja libre al acusado de engañar a varias chicas en una red social para hacerles fotos desnudas y violarlas

miércoles 16 de noviembre de 2011, 00:00h
Agentes de la Policía Nacional han detenido a un presunto violador que contactaba con jóvenes y menores de edad a través de las redes sociales y las persuadía para tomarles fotografías desnudas a través de la 'webcam' a modo de prueba para un futuro 'book' de modelo. El detenido, José Ramón O.G., se encuentra ahora mismo en libertad, aunque imputado por un presunto delito de agresión sexual y con la prohibición de acercarse a menos de 300 metros de la joven que denunció la agresión sexual.
El presunto agresor simulaba ser un joven de veinte años en la red social Badoo, cuando en realidad superaba los cuarenta, para entablar una relación de confianza con las chicas -algunas de ellas menores de edad- y después pedirles fotos desnudas. En una de las ocasiones, según han informado desde la Jefatura Superior de Policía Nacional de Madrid, simuló ser el tío del supuesto joven de 20 años y se presentó como fotógrafo para citarse con una víctima, a la que, según las mismas fuentes, llegó a violar y producir lesiones. Durante el registro de su domicilio, situado en la localidad conquense de Tarancón, se han intervenido gran cantidad de imágenes de chicas desnudas o con poses eróticas.

La investigación, que ha corrido a cargo de los agentes del Servicio de Atención a la Familia de la Policía Nacional (SAF), comenzó el pasado mes de octubre con la denuncia de una joven que había sido víctima de una agresión sexual. La chica, de 23 años, relató que mantenía una relación con un joven que había conocido a través de Internet. Su cibernovio se describía como un chico de 20 años, residente en Barcelona y colgaba la imagen de un joven atractivo como foto de perfil.

Trabajo de modelo
Una vez se había ganado la confianza de la víctima, el cibernovio declaró que su tío era un reconocido fotógrafo que trabajaba para importantes revistas y le propuso la posibilidad de realizar un book fotográfico. A modo de prueba le pidió que conectara la webcam para tomar imágenes de contenido erótico. Cuando la joven estaba convencida de que podía trabajar como modelo, accedió a tener una cita con el supuesto tío de su cibernovio para realizar el álbum.

Antes de ello, según el relato de la joven ante la policía, el supuesto joven de 20 años le dijo que sufría un trastorno bipolar y que el hecho de que ella mantuviera relaciones sexuales con su tío ayudaría a curar la enfermedad. También la coaccionó mediante la amenaza de suicidarse si no mantenía dichas relaciones. El detenido acudió a la cita como el tío fotógrafo de su cibernovio y, supuestamente, llegó a violar a la joven, a la que también produjo lesiones físicas.

Material fotográfico en el domicilio
Las pesquisas de los investigadores constataron que tanto el cibernovio como el tío eran la misma persona. Se trataba, en concreto, de José Ramón O.G., vecino de Tarancón y de 40 años. Igualmente, los agentes comprobaron la existencia de otras víctimas. Todas ellas aportaron los mismos datos sobre el violador y sobre el 'modus operandi' que seguía. Con estas informaciones, los investigadores han localizado su domicilio, donde han procedido a su detención y al registro de la vivienda.

En su casa se han intervenido un ordenador portátil, una cámara de fotos, un pendrive y varios CD y DVD que contenían imágenes de jóvenes desnudas o en actitud erótica, así como varios 'books' de otras posibles víctimas. Ahora, los investigadores están analizando todos los archivos y documentos hallados en casa del presunto pederasta y violador para conocer el número exacto de chicas que pudieron ser víctimas de José Ramón.

El presunto pederasta, según han informado fuentes del TSJ de Castilla la Mancha, se encuentra actualmente en libertad, aunque imputado por un  presunto delito de agresión sexual. Además, el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Tarancón, sobre el que cayó el asunto al encontrarse de guardia, le ha prohibido acercarse a menos de 300  metros de la joven que fue violada, así como comunicarse con ella por cualquier medio, y le ha impuesto la obligación de comparecer ante el órgano judicial los días 1 y 15 de cada mes.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios