www.madridiario.es
Indignados indignantes

Indignados indignantes

Por Ángel del Río
lunes 30 de mayo de 2011, 00:00h
Las autoridades policiales de Madrid se vinieron un poco abajo cuando el pasado viernes los Mossos d'Esquadra desalojaron por la fuerza el campamento barcelonés de la Plaza de Catalunya, sin evitar que los acampados volvieran a reagruparse en el mismo sitio. Y digo que las autoridades policiales de Madrid se vinieron abajo porque se iba al traste la posibilidad de que el campamento de la Puerta del Sol se levantara el fin de semana. Se frustró esta posibilidad al tiempo que se reforzaba la postura de quedarse por parte de los acampados.

De nada han servido las peticiones de los comerciantes de Sol y aledaños diciendo ¡basta ya! a la quiebra que para sus negocios supone la permanencia de esa acampada de los indignados que indignan a los demás; las autoridades gubernativas siguen haciendo oídos sordos a la petición de la Comunidad de que se levante el campamento. Los de la Democracia Real se saltan las normas básicas de la democracia e imponen la dictadura de la sentada por las bravas, la dictadura de la ocupación del espacio público, la imposición de su resistencia por encima de la supervivencia del pequeño comercio de la zona. Los romeros de Sol han dicho que no se van, que siguen sine die, que estarán acampados hasta cuando les salga de sus reales ganas, que quizá remodelen o reestructuren el campamento, incluso que abran sucursales en los barrios y en los pueblos de la Comunidad.

¿Hasta cuando la autoridad competente (manifiestamente incompetente) va a dejar salirse a los acampados con la suya? ¿Hasta cuando la autoridad va a permanecer cruzada de brazos, dejando indefensos a los ciudadanos y a los comerciantes de la zona?¿Hasta cuando se va a permitir la ocupación ilegal del espacio público por parte de unos cuantos? Cuidado que se está sembrando un peligroso precedente, se están poniendo las bases para que cualquiera haga de su capa un sayo y cada uno utilice el espacio público a su antojo. Lo de la Puerta del Sol ya pasa de castaño oscuro, es una vergüenza pública que debería enrojecer a más de uno: desde los gallitos intolerantes que imponen su autoridad, hasta la autoridad legal que mira hacia otro lado

Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios