www.madridiario.es
Vergüenza torera

Vergüenza torera

lunes 25 de abril de 2011, 00:00h
Érase una vez el cuento de la cigarra y la hormiga, pero al revés. En política, las cosas a veces funcionan así. David Lucas dejó la tenencia de alcaldía de Getafe convencido de que allí había tocado techo: sustituir al incombustible alcalde Pedro Castro en el poder municipal desde 1983 era poco menos que imposible. Y decidió dar el salto a Madrid. Donde llegó formando parte del equiop que arropaba -con su experiencia en gestión y en política- a Miguel Sebastián en su carrera hacia la Alcaldía de Madrid. Pero la carrera no salió bien, y Sebastián cosechó los peores resultados en votos de la historia del PSOE. En vista de lo cual, decidió no recoger siquiera el acta de concejal. y dejar, de paso, descabezado el grupo municipal.

Allí, tras varios descartes más, quedó David Lucas para afrontar la travesía del desierto de un largo mandato contra Ruiz-Gallardón y su poderoso aparato de propaganda. Con un grupo municipal no siempre cohesionado en torno al líder sobre venido, con pocos medios, un tenaz silencio informativo en torno a su figura y muchos ediles bisoños, pero con la tenacidad de la hormiga, el concienzudo Lucas no dejó de patearse las calles, visitar barrios, reunirse con asociaciones y trabajar para que los madrileños supieran que, aunque modesta, seguía existiendo oposición.

Cuando Ferraz decidió imponer otros nombres para las candidaturas de Madrid -el de Trinidad Jiménez para la Comunidad, y el de Jaime Lissavetzky para la Alcaldía-, Tomás Gómez optó por rebelarse y la cosa acabó en unas primarias que ganó, y en un camino que aún no se sabe cómo terminará. Lucas decidió plegarse a las directrices de su partido, a pesar de su trabajo, de sus esfuerzos y del reconocimiento que sin duda merecía. Ahora, le han nombrado candidato a la Alcaldía de Móstoles, un hueso duro de roer pero donde se está empleando a fondo desde que se anunció que encabezaba la lista del PSOE. Pero no por eso se ha olvidado de Madrid: ahí ha seguido, al pie del cañón, hasta la última rueda de prensa, la del martes; hasta el último pleno, el del próximo miércoles. Dando un ejemplo más de vergüenza torera.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios