www.madridiario.es

Dicen que la nueva normativa complica la burocracia

Frontal rechazo al borrador de la ley de Extranjería

Frontal rechazo al borrador de la ley de Extranjería

Por MDO/E.P.
viernes 15 de abril de 2011, 00:00h
La Red 'Por el derecho a tener derechos' y más de 80 organizaciones sociales han mostrado este viernes su "frontal rechazo" al borrador del reglamento de la Ley de Extranjería ante su aprobación este viernes en el Congreso de los Diputados.
A través de un comunicado firmado por 80 asociaciones la Red critica que el borrador del Reglamento de la Ley de Extranjería está compuesto por un "extenso y farragoso" texto de 250 páginas "de difícil interpretación en su totalidad por su extensión y por las referencias a un mismo asunto que se hacen en puntos diferentes del documento, a veces contradictorias". Asimismo, les preocupa que se abra el camino en un periodo electoral a un "populismo que juegue con mensajes como 'los españoles primero', que pueda promover la creación de tensiones racistas en la convivencia ciudadana".

Desde el Ministerio de Trabajo e Inmigración sin embargo se dice que el nuevo texto "promueve un modelo migratorio ordenado y vinculado al mercado de trabajo, además de terner como como objetivo fortalecer la cohesión social en un nuevo contexto migratorio".

El representante de la Federación Estatal de Asociaciones de Inmigrantes y Refugiados (Ferine), Víctor Sáez, señala que la propuesta de reglamento del Gobierno no desarrolla los derechos reconocidos en la ley y sin embargo "complica los trámites, y aumenta la discrecionalidad de las administraciones públicas al aplicar conceptos jurídicos indeterminados". "Los migrantes somos personas, no mercancía", recalca.

El representante de Ferine dice no defender las políticas de determinado partido o ideología, sino de los "derechos humanos". Así, cree que este reglamento puede provocar "discursos populistas". Además se queja de que exista un reglamento o una ley específica para los extranjeros y que no se ha consultado ni escuchado a todas las asociaciones vinculadas con esta población para elaborar las normativas.

La representante del Centro de Defensa y Estudio de los Derechos Humanos (CEDEHU), Clara Redal, por su parte asegura que durante los últimos meses han lanzado propuestas y alegaciones al borrador del documento, "que no han sido contestadas". Así, entre las medidas concretas proponen que se cierren o se reformen los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), que se establezca que no se imponga la sanción de expulsión por la mera residencia y trabajo irregulares y contemple el que no sea condición indispensable un contrato laboral para la regularización por la vía del arraigo.

Asimismo, pide que se ponga en marcha un proceso de regularización inmediata, vía arraigo o vía humanitaria, de las personas inmigrantes que viven en el España y están en situación irregular. Calcula que existen en el país unos 800.000 extranjeros sin regularizar, aunque son datos estimativos resultado de restar los inmigrantes empadronados de los que tienen permiso de residencia.

Redadas policiales
Por otro lado, también inciden en las 'redadas policiales' con objeto de identificación de inmigrantes que, a su juicio, se realizan teniendo en cuenta los rasgos étnicos en lugares públicos frecuentados por extranjeros. El portavoz de SOS Racismo, Luis Sánchez, apunta que estos controles discriminan y estigmatizan a los inmigrantes y no ayudan a luchar contra la xenofobia. "Hasta hace dos años no había problemas pero desde entonces, con las redadas, los inmigrantes han cambiado sus rutinas de vida y ya no salen a la calle los fines de semana. Se quedan en casa, donde los espacios son reducidos, y se crean conflictos intrafamiliares. Se está generando un clima de hastío muy importante", añade.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios