www.madridiario.es
Vallas y burbujas

Vallas y burbujas

jueves 24 de marzo de 2011, 00:00h
Llega período preelectoral y los políticos se patean la calle para ganar votos. Los gobernantes apuran los últimos días de marzo para inaugurar todas las obras que les sea posible. A partir de abril, la Ley electoral impide ningún tipo de acto en este sentido. La calle y los centros públicos tienen vecinos y trabajadores que no tienen por qué estar de acuerdo con los trabajos de sus gobernantes.

En la inauguración del Metro a Las Rosas, Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón esquivaron a los vecinos para no tener que soportar ningún tipo de abucheo ni crítica.

Los manifestantes aprendieron para la siguiente ocasión. En la reforma del Metro de Ópera, los Bomberos municipales cogieron el transporte público para evitar a las fuerzas de seguridad de los políticos, que hacían cordón en la puerta para evitar que pasasen.

La burbuja de seguridad en la que meten a los políticos es tan grande que afecta al trabajo de los medios de comunicación. Por ejemplo, en la inauguración de un ala del Hospital Clínico, varios fotógrafos, entre ellos, uno de Madridiario, eran agredidos por los guardaespaldas de la presidenta regional para que esta no se topase con los sindicalistas, sino sólo con sus afines.

El alcalde no lo puso más fácil. En la inauguración de la pasarela Perrault creó un muro de vallas y policías muy estrecho para dificultar que los Bomberos pudiesen increparle. Tal fue el celo con el que querían protegerle que los medios estaban obligados a dar enormes vueltas por Madrid Río para acceder al acto de prensa organizado, si habían llegado tarde.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.