www.madridiario.es
Piscinas del 'far west'

Piscinas del 'far west'

miércoles 11 de agosto de 2010, 00:00h
La noticia no es nueva: vuelve cada verano, como las golondrinas cuando les toca hacer el nido, pero nadie parece dispuesto a tomar medidas. Resulta que en determinadas zonas de Madrid, ir a pasar el día a la piscina municipal es un deporte de riesgo. Riesgo de que te atraquen, de que tengas que volverte a casa con el trikini y las chanclas, de que se te lleven el bocadillo y la naranja de la comida, o de que te partan la cara. Bandas de vándalos se dedican a campar a sus anchas, a hacer lo que les viene en gana, incluido colarse si así les place. Los trabajadores de las instalaciones tampoco pueden hacer mucho: a algunos les han pegado por afearles su conducta o intentar echarles, y las amenazas son plato habitual para ellos.

¿Qué sentido tiene un servicio público que no se puede utilizar con garantías? ¿Alguien se imagina que una pandilla de fulanos aparecieran en una biblioteca y se pusieran a tirar los libros al aire o a vocear? ¿O que se colaran en el cine con toda la cara y encima te sacaran a tortas de la butaca? Los sindicatos están que trinan, clamando en el desierto por medidas que protejan a sus trabajadores: las agresiones no están incluidas en el sueldo.

Miles de madrileños no disponen de piscina privada en su urbanización. Muchos no pueden pagarse un hotel o un viajecito a la costa, y las piscinas municipales se convierten en la única opción para refrescarse del infierno agosteño de Madrid. Pero hay quien se lo piensa dos veces antes de ir, por el temor a que un día de descanso y relax termine convirtiéndose en una jornada de tortura, por acción de unos o por omisión de otros. ¿Cuántos veranos más habrá de mantenerse esta situación? ¿No hay seguridad, pública o privada, para los usuarios de las piscinas?¿Seguirá imperando en ellas la ley de la selva?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios