www.madridiario.es

San Martín de la Vega acoge la segunda asociación cetrera madrileña

En las garras de Duque

En las garras de Duque

domingo 28 de marzo de 2010, 00:00h
Un adiestrador, una rapaz y su presa. Sólo eso, además de paciencia y constancia, hacen falta para practicar la cetrería, un arte -más que afición- que está ganando adeptos en la Comunidad de Madrid y que ha aumentado las peticiones a los criaderos especializados.
San Martín de la Vega es un ejemplo de cómo practicar la comunión entre el hombre, el animal y naturaleza que pocas disciplinas permiten tan bien como ésta. A orillas del río Jarama, incluido en el Parque Regional del Sureste y con una de las vegas más fértiles de la región, el municipio ha apoyado el nacimiento de la segunda asociación cetrera de Madrid: la Asociación Amigo Félix SMV.

"Esto es como la naturaleza misma". Quien habla es Javier, uno de los fundadores de este colectivo junto a Sergio, Miguel, Pedro y Esther. Hace pocos meses adquirió un Águila de Harris al que llama Duque. A pesar de su nombre, el Harris no es en realidad un águila y, a diferencia de otras aves, caza en grupos. Al estar acostumbrada a colaborar para obtener su alimento, es a la vez más sociable y más proclive al adiestramiento.

Pero, ¿qué se necesita para iniciarse en la caza con rapaces? En primer lugar los 500 euros que aproximadamente cuesta, por ejemplo, un Águila de Harris, aunque los cetreros también utilizan águilas reales, halcones peregrinos, azores (más difíciles de adiestrar, aseguran) o cernícalos e incluso búhos y lechuzas. En segundo lugar, un espacio abierto para poder sacar a volar a tu 'pareja de caza' todos los días. Por último, un tocón o arco ligeramente elevado sobre el suelo en una zona limpia para que pueda descansar el resto del tiempo.

A la hora de adiestrarlo, una rapaz aprende a partir de la comida. "Duque por ejemplo pesaría en libertad 755 gramos. Nosotros mantenemos su peso unos 70 gramos por debajo para que cuando coma esté saciado y satisfecho. Se trata de contener ligeramente su hambre para que aprenda que nosotros siempre le alimentamos, que aquí estará su comida. Una vez lo haya asimilado, cuando se le lance en campo abierto siempre volverá a nuestro guante", explica Javier. Sobre el origen y cría de los animales, tranquiliza: "Vienen de criaderos especializados, están criados en cautividad, controlados por Medio Ambiente y todos están registrados. Lo contrario sería una barbaridad".

Labor desconocida
El objetivo de la cetrería es conseguir un compañero equilibrado y sano para la caza, que sea cada vez más efectivo a la hora de atrapar, fundamentalmente en el caso del Harris, conejos. Otras aves como el halcón, que a diferencia del anterior son rapaces 'de altanería' (atacan a sus presas desde arriba), también pueden perseguir palomas. "Tú estudias al ave y ella te estudia a ti. Aprendes a saber cómo reacciona y ella aprende cómo lo haces tú. A la hora de cazar es lo más natural y parecido a la realidad que hay, porque es ella la que selecciona la presa si le parece apropiada. Aquí no hay escopetas ni nada parecido", añaden desde la Asociación. La cetrería, recuerdan, ya hace una gran labor en aeropuertos o estadios deportivos para el control de las aves y desarrolla una función de control en campos de cultivo y cotos de toda España.

Amigo Félix está abierta a cualquiera que desee conocer de cerca el arte de los cetreros (que data en Europa del siglo V después de Cristo) o hacerse socio para iniciarse en ella. Entre otras, espera concienciar a los cazadores con armas de la cantidad de aves protegidas a las que se sigue disparando ilegalmente. En San Martín de la Vega, los apasionados de la naturaleza ya tienen otro rincón al que dirigirse.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios