www.madridiario.es
Madrid completa su 'anillo virtuoso' de intercambiadores

Madrid completa su 'anillo virtuoso' de intercambiadores

sábado 02 de enero de 2010, 00:00h
La Comunidad de Madrid ha conseguido completar el anillo virtuoso de los intercambiadores. Con la inauguración el pasado mes de noviembre del remodelado distribuidor de Plaza de Castilla -el más grande de Europa dedicado a autobuses urbanos e interurbanos- el ejecutivo regional ha alcanzado el objetivo encomendado a la Consejería de Transportes y al Consorcio Regional: tener un intercambiador en la cabecera de cada una de las autovías nacionales que dan acceso a la capital
El 11 de noviembre la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, cortaban la cinta del intercambiador bajo las Torres Kío acompañados del consejero de Infraestructuras, José Ignacio Echeverría, y el gerente del Consorcio Regional de Transportes, José Manuel Pradillo. Unos días después de este acto entraron en servicio los cuatro vestíbulos subterráneos para conectar con el Metro de Madrid, dos de ellos nuevos. Con ellos, Plaza de Castilla ganó 1.400 metros cuadrados bajo tierra para los viajeros.

Un plan muy bien trazado
El definitivo impulso a este tipo de infraestructuras, a las que Madrid ha apostado su movilidad, había comenzado el 26 de diciembre de 2008 con la entrada en servicio al completo del remodelado intercambiador de Moncloa. El 2009 no se iba a quedar atrás y el 12 de mayo el consejero de Transportes e Infraestructuras presentaba el proyecto del nuevo intercambiador de Legazpi que, como la remodelación del de Avenida de América ya en marcha, venía a completar el plan ideado por el Consorcio Regional en los años 90.

Según el mismo, Madrid debía contar con grandes zonas intermodales situadas de forma radial, de forma que los residentes fuera de la capital pudiesen conectar directamente con la línea Circular de Metro para desplazarse por la ciudad.

Con la remodelación de Plaza de Castilla, Madrid consiguió en 2009 garantizar el servicio al corredor de la A-1. Avenida de América, cuya reforma concluirá en 2010, hará lo propio con la A-2. El intercambiador de Conde de Casal, que se iniciará antes de que acabe la actual legislatura (2011), evitará un mayor flujo de vehículos privados en la A-3, lo mismo que el de Legazpi en la A-4. Plaza Elíptica ya ha conseguido lo propio en la A-42 (carretera de Toledo) y Príncipe Pío realiza la misma función en la A-5.

Pero la cosa no se quedará ahí. En las Operaciones Chamartín y Campamento, donde van a desarrollarse dos nuevo núcleos urbanos con 16.000 y 10.000 viviendas tras 20 años de paralización, ya se están proyectando las infraestructuras de transporte necesarias. Ambas contarán con sus respectivos distribuidores que unirán en un solo punto Metro, Cercanías y autobuses, según anunciaron durante 2009 la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid.

El modelo se extiende
El Consorcio, como avanzó su gerente, José Manuel Pradillo, durante la I Jornada de Transporte de Madridiario celebrada en octubre, quiere extender este modelo a los grandes municipios o núcleos estratégicos del transporte, como por ejemplo el entorno del Hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes.

El Consistorio madrileño, subido a este carro de intermodalidad, puso en marcha el 10 de julio de 2009 los trabajos de ampliación del intercambiador de Aluche, que se inaugurará en el primer trimestre de 2010, y aspira a hacer lo mismo con el de Puerta de Arganda. Además, trabaja codo con codo con el Consorcio para crear 10 zonas intermodales en los distritos exteriores de la M-30.

En la ciudad ya existen dos de estas zonas situadas en Moratalaz (Pavones) y Villaverde (12 de octubre). Las infraestructuras que se unirán a estas son las de Oporto (Carabanchel), Manoteras y Mar de Cristal (Hortaleza), Fuencarral y Pitis (Fuencarral-El Pardo), Colonia Jardín y Cuatro Vientos (Latina), Canillejas y 'La Peineta' (San Blas), Entrevías y El Pozo (Puente de Vallecas), Puerta de Arganda (Vicálvaro), Sierra de Guadalupe (Villa de Vallecas) y Villaverde Alto (Villaverde).

El proyecto del anillo madrileño está por tanto concluído, ahora sólo hace falta consolidarlo y completarlo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios