www.madridiario.es
Diez preguntas sobre el ruido de Barajas

Diez preguntas sobre el ruido de Barajas

Por Carmen M. Gutiérrez
lunes 28 de diciembre de 2009, 00:00h
El Tribunal Supremo (TS) ha puesto a Madrid-Barajas entre la espada y la pared. Una sentencia obliga al aeropuerto a reducir el ruido y los sobrevuelos sobre la urbanización Ciudad de Santo Domingo. Según Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), supondría perder ingresos y puestos de trabajo. Madridiario intenta aclarar algunas cuestiones que surgen de esta disyuntiva.
1. ¿Qué dice la sentencia del TS sobre el aeropuerto de Barajas?
El Tribunal Supremo y, posteriormente, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid han ordenado que se reduzcan los decibelios y el número de sobrevuelos en un 50 por ciento sobre la urbanización de 5.000 habitantes Ciudad Santo Domingo, en Algete. Los juzgados estiman que la población sufre niveles de ruido incompatibles con el desarrollo de una vida normal y que se viola la intimidad domiciliaria de los vecinos, que soportan puntas de más de 84 decibelios.

2. ¿Se superan los límites de ruido en Ciudad de Santo Domingo?
Las sentencias reconocen que la contaminación acústica en Ciudad de Santo Domingo está dentro de los parámetros establecidos por la legislación actual, que solo tiene en cuenta las medias o, en lenguaje técnico, el nivel continuo equivalente. Los jueces ponen especial atención en el número de sobrevuelos sobre una zona que no aparece en las declaraciones de impacto ambiental, el último borrador de mapa estratégico del ruido ni en el Plan Director de Barajas.

3. ¿Qué podría suponer para el aeropuerto la reducción de los sobrevuelos?

Un informe de AENA calcula que cumplir la sentencia, que ha recurrido, supondría reducir en un 20 por ciento la capacidad del aeropuerto, lo que implicaría la pérdida de 1.100 millones de euros en la Comunidad y 125.000 empleos, así como una reducción de un 11 por ciento del producto interior bruto regional. La decisión judicial también podría influir en la fusión prevista entre British Airways e Iberia.

Sin embargo, el portavoz de la Asociación contra el Ruido de Ciudad de Santo Domingo, José María Serrano, explica que para cumplir la sentencia solo habría que reducir en la actualidad un 35 por ciento de los vuelos que pasan por la urbanización. Para ello, indica que, según informe del propio aeroperto, se podría utilizar la otra ruta prevista para configuración norte, la 18L, que pasa por el Valle del Jarama, ya que "el escenario al que se refiere AENA es de la máxima ocupación, que no llegará al menos en cinco años, tiempo suficiente para construir un segundo aeropuerto".

4. ¿Podría suceder en otros municipios?
Tras conocerse las sentencias sobre Ciudad de Santo Domingo, podrían llegar demandas de otros municipios madrileños que ya han anunciado que seguirán el ejemplo de Algete. Este es uno de los temores del Gobierno central, que tras presentar una enmienda a la Ley Ómnibus para "obligar" a los vecinos a aceptar las molestias de los aeropuertos a cambio de medidas compensatorias y retirarla, ahora intenta asegurar el futuro de Barajas a través de una futura ley, cuyo proyecto se ha presentado por trámite de urgencia en las Cortes.
 
El portavoz de los vecinos de Algete considera, en cambio, que la situación de esta urbanización es "peculiar porque no hay ninguna población, excepto Ciudad de Santo Domingo, a la que tras una ampliación de Barajas le hayan colocado una ruta encima. Siempre hacen circunvalaciones sobre los municipios". No está tan seguro de que AENA pueda ganar otras demandas el presidente de la Asociación Nacional de Afectados por el Impacto del Tráfico Aéreo, Luis Ramírez, quien subraya que "hay áreas que están más afectadas".

5. ¿Cuántos vecinos hay afectados en la región por el ruido?
El último proyecto de mapa estratégico del ruido, que salió a información pública en 2008, reconocía a 43.000 afectados en 16 municipios. Este documento soliviantó a muchos ayuntamientos, que presentaron alegaciones, ya que consideraron que no era fiel a la realidad. En la actualidad, según las Asociación Nacional de Afectados, hay cerca de medio millón de madrileños que sufren el ruido de Barajas en más de una treintena de localidades.

6. ¿A qué se deben las quejas de los vecinos?
Una de las razones por las que hay vecinos que se quejan de los ruidos y que no están reconocidos por AENA es que para los aeropuertos anteriores a 2007 solo se tienen en cuenta las medias de decibelios. "En el caso de los aviones el ruido dura poco tiempo y es muy seguido, de tal modo que si haces una media el ruido se compensa con el silencio y queda distorsionada", explica Luis Ramírez, cuya asociación ha solicitado que se cambie esta metodología. Según AENA, se ajusta a la normativa europea.

Además, los municipios afectados pidieron cambios en el último borrador del mapa estratégico del ruido tras constatar que algunos datos eran antiguos y no se adaptaban a la nueva configuración de Barajas tras la ampliación a cuatro pistas y la inauguración de la T-4. Fue tras la inauguración cuando arreciaron las quejas vecinales. "Se habló de una ampliación, pero hicieron un nuevo aeropuerto", afirma el presidente de la Asociación Nacional de Afectados.

7. ¿No estaban previstas estas molestias en las declaraciones de impacto ambiental de las ampliaciones?
Las ampliaciones de Barajas de finales de los noventa y de 2004 tuvieron sus respectivas declaraciones de impacto ambiental, lo que supuso que algunas viviendas fueran aisladas acústicamente. Pero el problema vino con las nuevas rutas, que, en opinión de la abogada experta en medio ambiente María Ángeles López Lax, deberían gozar de sus propias evaluaciones de impacto ambiental y estar sometidas a conocimiento público antes de aprobación.

"El plan director tenía contempladas unas rutas, que sirvieron para la declaración de impacto ambiental, pero en 2004 hubo un cambio de rutas sin modificar el plan director o cualquier otro documento", recalca Ramírez. AENA, por su parte, asegura que se hicieron conforme a la legislación y a la Declaración de Impacto Ambiental de 2001, es decir, compaginando las técnicas de navegación con la minimización del impacto acústico, y en un órgano en el que están representados los ayuntamientos afectados.

8. ¿Se podría haber limitado la construcción de viviendas en la zona de influencia?
La Asociación Nacional de Afectados considera que la mayoría de los madrileños que sufren el ruido de Barajas viven en la zona desde hace más de treinta años. Al contrario, un estudio de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (FRAVM) establece que desde 1996, cuando la DIA de la ampliación de Barajas obligó a revisar los planes de ordenación urbana, se ha doblado el número de edificaciones. Las competencias urbanísticas son de los ayuntamientos y de la Comunidad de Madrid.

Un portavoz de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Comunidad explicó a este digital que las aprobaciones de los planes de ordenación urbana de los ayuntamientos de la zona están condicionadas por los informes que se solicitan en cada ocasión a Aviación Civil . Pese a este procedimiento, "las administraciones que podrían haber evitado que empeorase la situación, no han hecho nada", afirma el portavoz de la FRAVM Andrés Serrano. La Comunidad acaba de recurrir la decisión de un tribunal de paralizar la construcción de más de 8.000 viviendas en El Molar.

9. ¿La modificación de la ley de navegación aérea mejorará la situación?
El proyecto de ley con el que el Gobierno quiere garantizar el futuro de Barajas tras la sentencia del TS modificará la Ley de Navegación Aérea. De ser aprobado, obligará a los vecinos a soportar los ruidos, sobrevuelos y frecuencias siempre que se cumplan los objetivos de calidad acústica fijados por la normativa nacional.

Este extremo ha sido duramente criticado por los municipios y, según la Asociación Nacional de Afectados, "supondrá que los litigios se intensifiquen y será difícil que consiga prevalecer sobre los derechos fundamentales de los afectados". Lo más positivo del proyecto de ley es que adelantará la creación de una servidumbre aérea, que tendrá que aprobarse en seis meses y no en 2020 como estaba previsto. Con ella, se ampliará el nivel de protección, ya que considerará afectados a quienes sufran 60 decibelios día y 50 noche, en vez de 65 y 55 respectivamente.

10. ¿Cuál es la solución al conflicto entre el aeropuerto y los vecinos?

Para los vecinos de Santo Domingo, en su caso, bastaría con usar la ruta del Valle del Jarama, "que está deshabitada", aunque AENA considera que las rutas ya están ajustadas para minimizar la "contaminación acústica". La FRAVM solicita el cierre nocturno de Barajas, lo que beneficiaría a todos, ya que "cualquier modificación supondría que se desparramara el ruido al estar la zona muy poblada".

El Ayuntamiento de Algete y la Asociación Nacional de Afectados animan a adelantar los trabajos del aeropuerto de Campo Real, proyectado para 2025. Sugieren que se utilice, sobre todo, para vuelos nocturnos y aviones más ruidosos. Por el momento, el único movimiento oficial ha sido iniciar los trámites legales necesarios para "blindar" Barajas. Pero la ampliación, que costó 6.500 millones de euros, generó "problemas irreversibles" a juicio de los afectados, que reclaman "un concepto de desarrollo en términos justos para todos".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios