www.madridiario.es
Batalla campal en las fiestas de Pozuelo de Alarcón

Batalla campal en las fiestas de Pozuelo de Alarcón

Batalla campal en las fiestas de Pozuelo de Alarcón
Por MDO
lunes 31 de agosto de 2009, 00:00h
Un 'macrobotellón' durante las fiestas patronales de Pozuelo de Alarcón terminó convirtiéndose en una batalla campal entre jóvenes y policía local. El resultado: 20 detenidos, entre los que había siete menores, policías heridos y contenedores y mobiliario urbano destrozado.
Los incidentes se desencadenaron el 5 de septiembre, justo nada más empezar las fiestas patronales de Pozuelo de Alarcón. Según testigos de los hechos, se produjeron peleas antes del enfrentamiento y fue después de que "un chico llegó con la cabeza abierta y un cubata en la mano donde estaba la policía", cuando algunos jóvenes, posiblemente en estado de embriaguez, empezaron a insultar a los agentes.

Poco a poco la tensión fue aumentando hasta que los congregados comenzaron a tirar piedras o botellas contra los agentes, como señaló la Jefatura Superior de Policía tras los incidentes.

Según señaló la Policía, la batalla campal duró alrededor de tres horas durante las cuales el retén policial se vio obligado a pedir refuerzos a Madrid. Los avisos por megafonía y los lanzadestellos no evitaron que los agentes tuvieran que efectuar disparos al aire y lanzamientos de pelotas de goma para dispersar a la masa.

La policía añadió que los jóvenes destrozaron el mobiliario urbano -marquesinas de autobuses y señales de tráfico-, e incluso prendieron fuego a contenedores y papeleras, y a un coche policial. También dañaron dos vehículos camuflados, una furgoneta de la UIP y varios coches de la Policía Local.

Pero la 'guerra' no acabó ahí. Hacia las 4.30 horas de ese mismo día, unas 200 personas llegaron incluso a intentar entrar en la Comisaría saltando el muro perimetral, aunque "gracias al dispositivo de seguridad de la comisaría y a la UIP no consiguieron hacerlo", explicaron las fuentes.

Prohibido el botellón
Al final, el saldo fue de 20 detenidos, siete de ellos menores, y diez policías heridos, en concreto dos de la Comisaría de Pozuelo de Alarcón, un municipal y siete agentes de la UIP. Dos de ellos con lesiones graves, por lo que fueron trasladados al hospital.

Como consecuencia de la 'guerra', el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón prohibió la celebración de botellones en lo que quedaba de fiestas patronales. Asimismo anunció que se personaría como acusación particular en las acciones judiciales contra los detenidos por los altercados producidos.

A raíz de estos sucesos, la Delegación de Gobierno en Madrid destinó 537 policías nacionales a reforzar la seguridad tanto las fiestas de Pozuelo de Alarcón, como las de otros municipios que también se celebraban en septiembre y octubre.

Días después de los altercados, los 13 mayores de edad arrestados fueron puestos en libertad y los siete adolescentes detenidos fueron castigados por un juez de menores a tres meses sin salir de fiesta a partir de las 22.00 horas. Durante ese mismo periodo de tiempo tenían que estar en libertad vigilada y controlados semanalmente por los técnicos de la Agencia del Menor de la Comunidad de Madrid.

En el transcurso de la investigación, tras visionar las imágenes sobre la 'batalla' que circulaban por internet, otros tres jóvenes fueron detenidos tras ser identificados.

Por el momento continúa la instrucción que está llevando a cabo la jueza del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Pozuelo de Alarcón, Mónica Gómez. Según fuentes del TSJM, está tomando declaración a testigos y está visionando las grabaciones de aquella noche. Como única medida cautelar establecida contra los jóvenes implicados está la de presentarse cada 15 días en el juzgado durante todo el tiempo que dure la investigación.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios