www.madridiario.es
Analizadores portátiles de oxígeno

Analizadores portátiles de oxígeno

martes 13 de octubre de 2009, 00:00h
Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) han demostrado las ventajas de un analizador portátil del intercambio de gases por la respiración durante el ejercicio físico, frente a los estáticos convencionales, ya que la valoración de oxígeno se aproxima más a las situaciones reales de, por ejemplo, los deportistas.
Hasta hace relativamente poco tiempo, el análisis del oxígeno consumido durante la práctica de ejercicio físico se realizaba en el laboratorio con aparatos fijos complejos. Desde hace unos años, las empresas dedicadas a la valoración ergoespirométrica han desarrollado aparatos portátiles para realizar esta tarea. La ventaja es indudable: ¡podemos medir el oxígeno consumido en condiciones mucho más reales!.

En este contexto, investigadores del Laboratorio de Esfuerzo de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF), de la Politécnica han demostrado que, frente a un analizador fijo, un analizador portátil mide el oxígeno de forma adecuada. Además, han desarrollado una ecuación sencilla que permite corregir los posibles errores del analizador portátil.

Los resultados de este estudio se podrán aplicar tanto a deportistas, para valorar y cuantificar de forma más exacta su entrenamiento, como a personas sedentarias, para demostrar los beneficios que desencadena llevar una vida activa. Asimismo, los resultados de este trabajo pueden servir también para diagnosticar y hacer el seguimiento de enfermos con diversas patologías, por ejemplo, enfermedades del aparato respiratorio o del corazón.

¿Cómo actúa el oxígeno?
El oxígeno se utiliza para “quemar” los combustibles y como consecuencia de ello obtener energía para desarrollar diferentes formas de trabajo (mecánico, eléctrico, químico y osmótico). Parte de la energía de los alimentos se transfiere a una molécula: el ATP. Esta molécula al romperse libera la energía necesaria para realizar trabajo.

Parece natural pensar que cuanta mayor sea la actividad del animal, mayor será la cantidad de oxígeno consumido. En reposo el ATP se utiliza para mantener nuestro organismo en condiciones “basales” (respiración lenta, el corazón late al “ralentí”, etc.). Sin embargo, cuando realizamos cualquier actividad, la energía del ATP formado se utiliza para desarrollar trabajo mecánico, es decir, para mover nuestro aparato locomotor.

Dado que cada vez es más frecuente valorar a las personas en la situación más real posible, este estudio se diseñó para aportar información relevante sobre el análisis del volumen y composición del aire espirado comparando las medidas que proporciona un aparato portátil respecto a uno “no portátil” de los que usualmente se utilizan en los laboratorios. Como objetivo secundario se propuso el desarrollo de una ecuación sencilla que permitiera corregir los posibles errores de medida del analizador portátil.

Valores inferiores
Los resultados del estudio corroboran con los de otros investigadores; demuestran que el analizador portátil da valores inferiores de consumo de oxígeno respecto al analizador “no portátil”. Por otra parte, al aplicar la ecuación de regresión a los datos suministrados por el aparato portátil, se consigue disminuir el error en los valores de oxígeno consumido.

Las conclusiones se pueden aplicar a diversas poblaciones durante la práctica de ejercicio físico e incluso tienen aplicación para el diagnóstico y seguimiento de enfermedades cardiacas y respiratorias.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios