www.madridiario.es
Chotis  2.0

Chotis 2.0

Por MDO
jueves 13 de agosto de 2009, 00:00h
Cierre los ojos e imagine: un escenario en Las Vistillas. La plaza está abarrotada.  Se abre el telón y las luces cegadoras solo permiten ver una silueta. Se oye el estridente sonido de un organillo. Todos los que allí se encuentran conocen bien los acordes de “Si te casas en Madrid, puede que no puede que sí”, un chotis de los que se bailan ‘agarrao y siendo un finolis’.
Abra los ojos ahora, no hace falta imaginar tanto. Solo tendrá que esperar a este fin de semana para poder disfrutar de este género tan madrileño. Todo está preparado para las fiestas de la Paloma: barquillos, claveles y parpusas.  Estas fiestas intentan mantener el equilibrio entre una tradición elegante y pinturera y las modas electrónicas que vienen pisando fuerte ¿Renovarse o morir?

Ni la una ni la otra. No por lo menos para Olga María Ramos, “cupletóloga y artista”, como ella se define. Canta chotis y cuplés por toda España y parte del extranjero "más chula que un ocho" y cuelga sus fotos y comentarios en Facebook. “Siempre he sido muy partidaria de internet, todavía no lo controlo bien pero estoy en ello, es un modo que te permite llegar a todo el mundo”.
                                                                      
La tradición no está reñida con la juventud y la modernidad. Y para Ramos la juventud tampoco tiene toda la culpa de ese pasotismo que le caracteriza hacia las tradiciones de su tierra. “Los jóvenes están despistados. Cuando descubren un buen chotis se quedan prendados, te lo digo yo”.

Buenos artistas
La culpa, dice, es de los que no se preocupan de buscar a artistas buenos y elegantes. Para Ramos, gran parte de ella la tienen las administraciones: “El ayuntamiento ha intentado eliminar el casticismo casposo que da mala imagen.  Se ha llegado al extremo de pensar que el chotis es solo para mayores. Pues no; el chotis es para el que entiende”.

El chotis se no ha quedado atrás, ni mucho menos. En Youtube existen  630 videos de este género capitalino. Hay más de 87.000 entradas que responden a ‘chotis’: existen peñas, pasos de baile, cómo vestirse, etcétera. El chotis no podría estar más de moda y sin embargo cuando viene a la cabeza una imagen de una pareja de chulapos bailando en una verbena, siempre se piensa en una pareja de ancianos. “Las verbenas han 'cambiao' porque el personal ha 'cambiao'”, decía la gran Olga Ramos. Ya no se va con espíritu madrileño, o se ponen espectáculos que no son castizos.

Un 'regalo' de Escocia
Este baile llegó a nuestro país en 1850. Una danza escocesa que pasó por muchos países hasta llegar a España. El chotis ('schottisch' en escocés) llegó al palacio real y la reina Isabel II llegó a mandar que en el palacio se hiciera una sala especial para bailar esos bailes, aunque realmente tomó su identidad cuando el pueblo lo hizo suyo.

Han pasado más de 150 años desde esta primera “polca alemana”, como rebautizaron al principio a este baile, y el espíritu chulapo sigue vivo. Aunque este año el chotis y el cuplé tendrá que competir, según figura en el programa de las fiestas, con 'drag queens', brillantina y música disco si quiere ganarse la confianza de la juventud. Ramos, ganadora de premios en todo el mundo, es tajante al respecto: “No quiero que se pierda en la memoria de nuestros abuelos esta gran tradición que nos define”. Y como dice la canción: 'Si en Valencia tienen fallas y el encierro en San Fermín, que nos dejen por lo menos las verbenas en Madrid'.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios