www.madridiario.es
Secuestran a un joven y piden un rescate de un millón

Secuestran a un joven y piden un rescate de un millón

Por MDO/E.P.
jueves 06 de agosto de 2009, 00:00h
Un joven de 23 años fue liberado tras permanecer secuestrado en una bodega en una vivienda de Pezuela de las Torres. Los raptores, que se hicieron pasar por policías para engrilletar e introducir a la víctima en un vehículo, solicitaban un rescate de un millón de euros. Fueron detenidas un total de seis personas por su participación en los hechos.
El pasado viernes 31 de julio sobre las 12.00 horas el padre del joven denunció la desaparición en la comisaría de la Policía Nacional del distrito de San Blas. Acto seguido se asignó un equipo de negociación policial y agentes expertos en este tipo de delitos se hicieron cargo del caso. Según el relato, su hijo habría abandonado el domicilio paternal sobre las 9.00 horas para dirigirse a la oficina de la empresa familiar en Madrid.

Al efectuar el recorrido y sobre las 10.30 horas encontró abandonado en la carretera M-23, sentido O´Donnell, el vehículo propiedad de la empresa utilizado por su hijo. Aproximadamente media hora más tarde desde el teléfono de su hijo se produjo una llamada al teléfono del padre. En una breve conversación el hijo le informó: “Papá, ha pasado algo muy feo”, para escuchar entonces la voz de un varón desconocido, quien espetó al padre que si quería “volver a ver a su hijo prepare un millón de euros”.

Tras esa primera comunicación por parte de los secuestradores, se sucedieron tres más ese mismo día, para lo que utilizaron diferentes cabinas públicas. En todas estas llamadas presionaron al padre de la víctima y exigieron la obtención rápida del dinero incluso bajo amenazas de muerte sobre la persona de su hijo.

Tras cerca de 24 horas sin ninguna novedad el padre recibió una llamada en la que le comunicaron que su hijo se encontraba en la localidad de Pezuela de las Torres, liberado y en aparente buen estado de salud.

Relató que había sido abordado por lo que él creyó un vehículo policial en la carretera M-23. Dicho automóvil tenía en el salpicadero una luz azul intermitente similar a la que utilizan los coches policiales camuflados y una vez a su altura uno de los supuestos policías le indicó que detuviera el vehículo. Ante la creencia de que se trataba de verdaderos agentes, la víctima les obedeció y a continuación ambos individuos le dijeron que tenía que acompañarles y le engrilletaron. .

En la operación han participado agentes de la Policía Nacional de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid y de la Sección de Secuestros y Extorsiones de la Comisaría General de Policía Judicial; así como efectivos de la Comandancia de Tres Cantos, y de los Puestos de Anchuelo y de Daganzo de la Guardia Civil.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios