www.madridiario.es

Así lo ha declarado el padre de la niña en la segunda jornada del juicio

El acusado de violar a una menor le envió un mensaje diciéndole "quiero preñarte"

Por MDO/Efe
jueves 29 de marzo de 2007, 00:00h
El padre de la niña que presuntamente fue violada por Jesús Agustín Hernández en agosto de 2004 aseguró este jueves que la noche antes de los hechos, sobre las 23.45 horas, el acusado envió un mensaje al móvil de su mujer, que, según dijo, solía utilizar su hija, en el que decía textualmente "quiero preñarte".
El padre de la víctima realizó este testimonio en la segunda jornada del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Madrid, en el que este miércoles el acusado reconoció que el número del teléfono móvil desde el que se envió el citado mensaje coincide con el que utilizaba por entonces.

En la sesión de este jueves también comparecieron cinco médicos que coincidieron en que la víctima presentaba diversas lesiones por contusión, arañazos y heridas en el labio y el párpado, pero que no pueden asegurar "cómo se produjeron". En sus respectivos informes aseguran que "no se observó desgarro vaginal ni rotura del himen" en la víctima, ya que "no llegó a haber penetración" y no se encontraron restos de esperma.

No obstante, el médico que realizó la primera inspección ginecológica de la paciente aseguró que sí sufría un "enrojecimiento vaginal", que "pudo haberse producido por una infección", porque la causa "es difícil de determinar en los niños".

Según varios forenses, que también comparecieron como testigos por videoconferencia, los hechos produjeron en la víctima "un estrés postraumático grave como secuela", a lo que añadieron que "las lesiones son compatibles con un intento de agresión sexual violenta", y que el testimonio de la niña es "probablemente creíble".

Las forenses de Colmenar Viejo que trataron a Jesús Agustín Hernández -para quien el fiscal solicita quince años de prisión-, informaron de que el acusado presenta un "trastorno adaptativo del control de impulsos, dependencia del alcohol y una desviación sexual con componentes pedófilos y voyeuristas", y que éste "no se mostró arrepentido, porque en todo momento negó los hechos".

El acusado, que ya fue condenado en 1989 a 46 años de cárcel por violar y asesinar a una niña de 12 años en Gran Canaria, reconoció este miércoles los hechos y pidió ser castigado por ello con la cárcel.

El juicio se reanudará el próximo 11 de abril, fecha en la que el tribunal tratará de realizar una videoconferencia con Marruecos, donde se encuentran tanto la menor supuestamente agredida como su madre, para que éstas presten declaración.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios