www.madridiario.es

Aseguran trabajar bajo presión y en tensión

UGT dice que los empleados de mantenimiento de Metro se sienten vigilados

Por MDO/E.P.
domingo 18 de marzo de 2007, 00:00h
El secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT) de Metro de Madrid, Teodoro Piñuela, asegura que los trabajadores de mantenimiento del suburbano "realizan su labor bajo presión y sienten que son vigilados continuamente por las cámaras de seguridad".

 Rubio ha advertido que los trabajadores de Canillejas que se encargan de la "revisión modular" de los trenes sufren "una tensión permanente" porque se ven "cuestionados y observados" en el ejercicio de sus funciones.

 A juicio del dirigente de la sección sindical de UGT en el Metro de Madrid, la verdadera causa del descarrilamiento de los convoyes ocurridos los pasados días 8 y 16 de marzo en la línea 5 y 7, respectivamente, se debe a "la falta de inversión en el mantenimiento y en las instalaciones" de Metro. "Además, el mantenimiento lo quieren subcontratar a la empresa Ansaldobreda", adelantó.

Por otra parte, el secretario general de Comisiones Obreras (CC.OO) de Metro de Madrid, Igancio Rubio, manifestó que todavía se descocen las "causas concluyentes" del accidente en la línea 7, pero "la Policía Científica ha precintado el tren y han puesto vigilantes de seguridad" para trabajar en la investigación con más tranquilidad.

 Asimismo, afirmó que la Consejera de Transportes, Elvira Rodríguez, ha estado en las cocheras de los talleres de Canillejas comprobando el estado del tren de la línea 7. Además, se decidió que "técnicos de la entidad italiana Ansaldobreda (empresa fabricante de los motores de la serie 9.000) vengan para estudiar las causas del incidente".

En opinión de Rubio "no deben confundirse los hechos vandálicos, que siempre han existido en el Metro pero no por parte del personal del propio suburbano ni por los antiguos funcionarios, con una clara falta de inversión económica" en la red metropolitana. Este recorte presupuestario "ha provocado un incidente cada tres días, que supone, a su vez, una suspensión en el servicio de dos horas diarias y 23.000 percances o averías desde marzo del año pasado hasta ahora", declaró.

Mientras, el secretario de información del Sindicato de Conductores de Metro de Madrid, Francisco Rubio Bermejo, ha dicho que "casi todo el personal" del suburbano tiene las llaves de las cabinas de los convoyes, lo que supone "un hecho inexplicable".

   A su juicio, el Sindicato de Conductores es partidario de que los jefes o técnicos de línea tengan las llaves de las cabinas, "pero no todo el mundo, porque cualquiera puede entrar y nadie pueden ser responsable de lo que pueda ocurrir". Además, advirtió que el sindicato ya tramitó esta queja a Metro de Madrid través del Comité de Seguridad y Salud, pero "no han hecho ni caso".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios