Ir a versión MÓVIL

www.madridiario.es
La Policía blinda Madrid ante el temor de que la capital sufra un atentado

La Policía blinda Madrid ante el temor de que la capital sufra un atentado

Por MDO/E.P.
domingo 22 de febrero de 2009, 00:00h
Las sospechas de que la organización terrorista ETA puede elegir Madrid para cometer un atentado terrorista durante la campaña electoral vasca ha provocado que el Ministerio del Interior haya reforzado visiblemente la seguridad en la capital y sus accesos. En la última semana se ha triplicado el número de agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) dedicados a realizar controles antiterroristas, hasta alcanzar la cifra de 150, informaron fuentes policiales.
La decisión de multiplicar la presencia policial en Madrid llega tras el análisis de los Servicios de Información, que alertan de la posibilidad de que ETA vuelva a atentar en Madrid después de la explosión de un coche-bomba en Ifema el pasado 9 de febrero.

Los expertos tienen la convicción de que la banda cometerá un grave atentado antes de que los vascos acudan el próximo 1 de marzo a votar y los indicios de que ETA tiene algún tipo de infraestructura en Madrid han hecho pensar que los terroristas de que esta vez los terroristas podrían irrumpir en la campaña vasca con una acción en la capital.

Para reforzar la presencia policial en Madrid ha sido necesario desplazar agentes de las UIP --los conocidos como antidisturbios-- con base en otras ciudades de España. El incremento policial permite realizar controles simultáneos en varios puntos de los más de 80 con los que trabaja en la capital la Comisaría General de Seguridad Ciudadana durante las 24 horas del día.

La tarjeta y la llamada

A las 09.00 horas del pasado día 9, una furgoneta-bomba estalló en la calle Ribera del Loira, junto al Parque Ferial Juan Carlos I, a escasos metros de la salida de Madrid por la carretera de Barcelona. Los terroristas realizaron, a partir de las 7.34 horas de ese día, seis llamadas desde un teléfono con tarjeta prepago, con el objeto  de alertar de la colocación del coche-bomba. A diferencia de otras ocasiones, las llamadas comenzaron a producirse cuando los terroristas estaban a tan sólo un kilómetro de donde habían aparcado el vehículo.

Este hecho, unido a que la tarjeta prepago fue adquirida en Madrid la semana anterior al atentado, hace sospechar a los investigadores de que ETA tiene algún tipo de infraestructura en Madrid, ya sean colaboradores, 'zulos' o algún escondite donde montar los explosivos. De hecho, la furgoneta utilizada fue robada la noche anterior en la pequeña localidad de Navagalamella, a 45 minutos por carretera del lugar del atentado y a seis kilómetros de donde ETA sustrajo otro vehículo con el que atentó en Madrid el 25 de mayo de 2005.

Una de las tareas a las que se encomiendan ahora los investigadores es localizar el lugar donde los terroristas cargaron con explosivo la Peugeot Partner robada la noche anterior. Igualmente se ha rastreado el recorrido de la tarjeta telefónica prepago.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios