www.madridiario.es
¡La que está cayendo!

¡La que está cayendo!

Por Ángel del Río
martes 10 de febrero de 2009, 00:00h
La política es como el invierno que estamos viviendo: hay que ver lo que está cayendo, pero en todas partes. Llueve, truena, nieva y sopla un vendaval en todos los lugares de la geografía política española, en todos. En territorio del PSOE cae lo suyo. En Pinto el alcalde socialista anda en los juzgados respondiendo a una denuncia por posible prevaricación y reconoce ante el juez que en el pacto de gobierno con el concejal tránsfuga que le llevó a la alcaldía, quedó escrito colocar a la compañera sentimental de éste en una empresa pública municipal, así como otra serie de compromisos que tiran la ética por tierra y deja a la legalidad bajo sospecha.

En Leganés, el PP ha denunciado a la concejala socialista de Seguridad por presuntas irregularidades en las adjudicaciones de la plaza de la Cubierta. En Fuenlabrada, el sindicato UGT denuncia la aparición de una videocámara camuflada en el Ayuntamiento gobernado por el PSOE, intuyendo que se hacía con fines nada lícitos, sin olvidar el caso que está pendiente de juicio del ayuntamiento de Ciempozuelos, donde el ex alcalde ex socialista podría ser protagonista de una operación Malaya a la madrileña.

Y a pesar de todo lo que está cayendo en la casa común de la izquierda, los socialistas están felices, de celebración, contentos, entusiasmados porque en la casa de enfrente, la del PP, está jarreando más y la tormenta está causando mayores estragos y ya ha dejado zonas anegadas y algunos damnificados.

Cuando soplaba fuerte el viento en contra del presunto espionaje, cuando toda la atención y expectación se centraba en una comisión de investigación a punto de arrancar, llega por otra latitud un nuevo frente borrascoso, mucho más dañino, en forma de trama de corrupción urbanística, que ya ha descargado y se ha cobrado las primeras víctimas: un alcalde, el de Boadilla, un ex alcalde de Majadahonda y un consejero del gobierno regional. En el caso del regidor de Boadilla el episodio fue un verdadero esperpento: primero pone su cargo a disposición del partido, se hacen cargo de esta disposición y “le dimiten”, con proclamación pública de Mariano Rajoy y rectificación del alcalde, que dice que a él no le echan mientras nadie le impute ni le acuse de nada, pero por la tarde le convencen de que lo mejor es que se vaya, aunque sea inocente.

Y por la tarde también, Esperanza Aguirre admite la dimisión de su consejero de Deportes, Alberto López Viejo, al que la presidenta considera inocente y al margen del asunto, pero que entiende que lo mejor para disipar toda duda, como en el caso del alcalde de Boadilla, es que dimita, lo que produce el efecto contrario; es decir, en vez de disipar dudas, las crea, ya que nadie entiende porqué se quita del medio a personas que el partido cree limpias de toda sospecha y a las que ningún juez ha imputado. Estas decisiones crean, al menos, confusión, y desde luego, no alejan las sospechas, mientras que el ex alcalde de Majadahonda y actual director del Mercado Puerta de Toledo, también sale, aunque en este caso no con  defensas tan encendidas como en los casos anteriores.

El mal tiempo afecta a todas las zonas políticas de España, lo que ocurre es que en algunas tiene menos impacto y produce menores destrozos, porque han instalado pararrayos por todas partes y se ha resguardado bajo techo antes de que descargara la tormenta, y en otras, territorios del PP, el temporal les ha pillado por sorpresa, sin protección, sin saber dónde cobijarse y qué hacer para no ahogarse en el agua y en el barro.

Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios