www.madridiario.es
Los hombres anuncio deberán tener permiso municipal

Los hombres anuncio deberán tener permiso municipal

Por Enrique Villalba
viernes 30 de enero de 2009, 00:00h
El Pleno del Ayuntamiento ha aprobado este viernes la nueva Ordenanza Reguladora de la Publicidad Exterior. Los hombres anuncio tendrán que tener una licencia municipal para poder trabajar en la calle.
El Gobierno municipal ha suprimido el punto que iba a prohibir la actividad de estos trabajadores en las calles de la capital atendiendo a varias de las 500 alegaciones presentadas, aunque el Ayuntamiento solicitará a la autoridad laboral que se regule el ejercicio de este trabajo. La delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, ha relacionado la existencia de los hombres anuncio con la crisis y avisó de que a lo mejor a partir de ahora, con el aumento del desempleo, aumenta este empleo, que el Ayuntamiento se ha comprometido a no impedir.

La edil reiteró que el trabajo de hombre anuncio "no es digno" y preguntó a los concejales de la oposición si a ellos les gustaría "que alguien cercano tuviera este trabajo". "Creo que todo el mundo quiere trabajos dignos", añadió.


Entre otras medidas, la Ordenanza establece por primera vez en Madrid un límite máximo de iluminación de 600 candelas por metro cuadrado en la publicidad. Dicta también que toda la iluminación debe ser descendente para evitar la contaminación del cielo y limita la superficie de los soportes en función de su localización, aunque los anuncios "emblemáticos", como el de Tio Pepe de la Puerta del Sol o el de Schweppes de la Gran Vía se respetarán. En la misma línea, se definen ámbitos concretos de la ciudad en los que se permite concentración de elementos de información y publicidad luminosa, denominados "focos y escenas encendidas", al considerar que pueden tener "un efecto positivo para la imagen de la ciudad".

Cruces verdes
Se respetarán las cruces verdes de las farmacias y los rótulos de los hoteles, aunque en el primer caso desaparecerá el resto de la publicidad de las boticas y en el segundo será necesario un acuerdo previo con el sector.
Las lonas con publicidad en edificios no podrán estar expuestos más de seis meses, prorrogables a otros seis, y no se repetirán hasta pasados cinco años. Además del centro histórico, las colonias históricas y los cascos históricos de los distritos periféricos se catalogan también como Zona de Especial Protección, en los que la publicidad será controlada con más atención.

Los soportes publicitarios autorizados antes de la publicación de la ordenanza podrán mantenerse en las mismas condiciones hasta que finalice su plazo de autorización y los que no tienen licencia dispondrán de 12 meses para adaptarse.

La oposición critica la ordenanza
El portavoz socialista en Medio Ambiente, Pedro Santín, subrayó que el texto establece que "toda manifestación publicitaria requiere autorización expresa del Ayuntamiento", lo que, a su parecer, significa que los hombres-anuncio "también necesitarán una autorización municipal" sin la cual "no podrán estar en la calle". Criticó la "discrecionalidad absoluta para conceder o no licencias" por la carencia de criterios. De esta manera, indicó que está hecha a medida de las empresas concesionarias de la gestión de la publicidad exterior, continuó el socialista, que también preguntó por qué ha sido necesario cambiar esta norma tan sólo dos años después de la promulgación de una ordenanza similar.

Por su parte, la portavoz de Izquierda Unida en el Área, Raquel López reivindicó una reducción del consumo eléctrico producido por los anuncios luminosos que provoca un gran derroche energético en la ciudad. Concretó que la capital podría seguir el ejemplo de Sao Paulo, que fue la primera ciudad en eliminar la publicidad de sus calles y la medida tiene gran aceptación popular.

A continuación, la edil de IU presentó una propuesta, con respecto a la nueva Ordenanza para la instalación de columnas informativas como intercomunicación vecinal.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios