www.madridiario.es
El ruido en la A-5 disminuye en 9,5 decibelios

El ruido en la A-5 disminuye en 9,5 decibelios

domingo 21 de diciembre de 2008, 00:00h
Hasta en 9,5 decibelios ha disminuido el ruido en la A-5 gracias al nuevo pavimento empleado en 90.925 metros cuadrados -fabricado a partir de 9.200 toneladas de betún y del caucho procedente de la trituración de más de 25.000 neumáticos fuera de uso- y al radar fijo instalado para controlar la velocidad y disminuir los niveles sonoros, según el Ayuntamiento de Madrid.         
El tramo urbano de la A-5 que se ha rehabilitado, a la altura del barrio de Batán, fue cedido por el Ministerio de Fomento en marzo de 2004. De este modo, los vecinos se benefician ahora de una reducción real del nivel de ruido de una octava parte al pasar de los 83 decibelios, en horario diurno, antes de la actuación, a los 73, con posterioridad. Por la noche, los niveles sonoros se redujeron de los 77 decibelios a los 68.

La sustitución de pavimentos que ha afectado al tramo comprendido entre el punto kilométrico 3,625 y el 7, en el trayecto entre el Paseo de Extremadura y la calle Ceferino Ávila, se acometió entre los meses de septiembre y noviembre de este año y en horario nocturno para afectar lo menos posible a la circulación de esta importante vía de entrada y salida de la ciudad. El Ayuntamiento cifra en 150.000 los vehículos que diariamente circulan por ella.

En total, la superficie rehabilitada ha sido de 90.925 metros cuadrados, para cuya pavimentación se han empleado unas 9.200 toneladas de una mezcla bituminosa de granulometría discontinua con un alto contenido de betún y caucho procedente de la trituración de más de 25.000 neumáticos fuera de uso.

Se trata de las últimas medidas adoptadas por el Ayuntamiento de Madrid para mejorar la calidad acústica de esta zona, desde que el Ministerio de Fomento le cediera, en marzo de 2004, el espacio urbano de esta vía junto con otros tramos de carreteras estatales también insertos en la trama urbana, así como la vía de circunvalación M-30.

Hasta ahora, además de las medidas citadas, el Ayuntamiento ha impulsado otras medidas con el fin de mejorar la calidad de vida de los vecinos de este entorno, como la restricción al tráfico de vehículos pesados, una medida en vigor desde la apertura de la remodelada M-30, en que se prohibió el tránsito de vehículos de más de 7,5 toneladas por los tramos soterrados de la vía de circunvalación.

Esta medida fue acompañada de una limitación de la velocidad entre el final del soterramiento de la Avenida de Portugal y el cruce del Paseo de Extremadura con la carretera de Boadilla, que se estableció, en septiembre de 2007 en 70 km/hora, frente al límite de 90 que existía con anterioridad. Todas estas medidas se completaron con la instalación de radares móviles.

La asociación de vecinos Casa de Campo-Batán recordó que los vecinos del paseo de Extremadura llevan décadas soportando niveles de contaminación acústica que superan en casi treinta decibelios los índices máximos recomendados por la Organización Mundial de la Salud y por la Ordenanza del ruido de la capital.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios