www.madridiario.es
Jugando a ser mayores en 'Sanse'

Jugando a ser mayores en 'Sanse'

Por Mª Carmen Cruz Martín
jueves 11 de diciembre de 2008, 00:00h
Jugar a ser policía o médico, a sacarse el carnet de conducir o a hacer un programa de radio son sólo algunas de las algunas de las actividades que podrán los niños en Micrópolix, una ciudad a escala en San Sebastián de los Reyes para los más pequeños de la casa donde podrán jugarán a ser mayores y que este jueves fue inaugurada por la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre.
Al llegar a Micrópolix a un adulto le apetece volver a su infancia para poder disfrutar de este espacio de 9.000 metros cuadrados que reproduce a escala todo tipo de edificios, vehículos y calles. Y donde además es posible jugar a desempeñar una profesión, desde dependiente en un supermercado hasta concejal.

Así, nada más entrar, se puede ver el edificio del Ayuntamiento, un reproducción a tamaño reducido del Consistorio de San Sebastián de los Reyes. Pocos metros más allá, se encuentra una copia de la Puerta del Sol, desde donde los niños gobernarán esta pequeña ciudad.

Pero tampoco faltan una autoescuela, un supermercado, una academia de policía, un hospital, un plató de televisión, un estudio de radio, una escuela de aviación, una central de reciclaje, un banco o una biblioteca, entre otras muchas cosas. "Inicialmente tenemos 30 actividades, aunque con capacidad para llegar albergar hasta 54", explica a Madridiario la responsable del área educativa de Micrópolix, Elisabeth García.

En este sentido, "Micrópolix reproduce y enseña a los niños cómo es la vida de los adultos. Para ello, se les pone en situaciones de la vida cotidiana para que tengan que tomar decisiones", añade. Y es que en esta pequeña ciudad los niños jugarán a ser policías, bomberos, médicos, concejales o dependientes para poder ganar así su primer sueldo con el que después hacer la compra en el supermercado o incluso sacarse el carnet de conducir.

Y como toda ciudad, tiene su propia moneda. Nada más entrar los niños con su entrada reciben 100 'eurix', un pasaporte y un plano para poder orientarse y así empezar ya a tomar decisiones. "Aunque el fin es que los niños se diviertan, es una oportunidad para que los pequeños investiguen y aprendan el mundo de los adultos jugando", señala Elisabeth García.

Cuando entren en el supermercado, tendrán que elegir entre ser dependientes, reponedores, panaderos o clientes. Podrán jugar a policías o bomberos, trabajar como concejales en el Ayuntamiento, ser periodistas, presentar u n programa de televisión o incluso debatir en el hemiciclo sobre situaciones de la ciudad o de la actualidad.

Al igual que en el mundo de los adultos, con los 'eurix' conseguidos 'trabajando' podrán hacer la compra, ir a la discoteca o sacarse el carnet de conducir. En este caso, deberán pasar por la autoescuela primero donde recibirán una clase teórica y otra práctica que les permitirá conducir después un minicoche por las calles de Micrópolix.

Además, esta pequeña ciudad es también cuidadosa con el medio ambiente. Así mediante una central de reciclaje, los niños fabricarán pasta de papel reciclado y aprenderán la impotancia de reciclar.

Micrópolix está creada para niños de cinco a trece años que tienen que acudir acompañados de un adulto. "Las actividades duran entre 20 y 30 minutos, y están pensadas para albergar unos 25 chavales. Recomendamos que la estancia sea de unas cuatro horas porque no pretendemos que se convierta en un aparcaniños", indica García.

Micropolix por dentro
Micropolix cuenta con una plantilla de 200 trabajadores, entre los que también hay discapacitados. Gracias a un convenio firmado con FAMMA-Coemfe Madrid, esta organización sin ánimo de lucro se encarga de seleccionar a personas con discapacidad y hacer un seguimiento luego de las trabajadores propuestos.

Micrópolix abre todos los días del año menos los lunes. De martes a viernes por la mañana está abierto para visitas de colegios, mientras que los viernes por la tarde y los sábados y festivo está abierto de 11.00 a 21.00 horas. Para los colegios, las visitas se prepararán y los niños seguirán tres itinerarios posibles: participación ciudadana, salud, prevención y medio ambiente, y educación vial y medios de comunicación.

El precio de las entradas varía en función del día. Los viernes para los niños entre cinco y 13 años es de 15 euros, mientras que los fines de semana y festivo es de 22 euros. Mientras que para los adultos es de seis euros.

Cada una de las actividades de la ciudad cuenta con el patrocinio de diferentes empresas, entre las que se encuentran Ecoembes, El Corte Inglés y Telefónica, entre otras, y también instituciones públicas como el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes y la Comunidad de Madrid. Este proyecto ha supuesto una inversión de 20 millones de euros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios