www.madridiario.es
Ganar tiempo

Ganar tiempo

lunes 01 de diciembre de 2008, 00:00h
Sin rumbo camina el Gobierno municipal en lo que respecta al lío de las licencias. Durante el último Pleno del Ayuntamiento, el Sr. Bravo, Delegado de Hacienda, haciendo las veces de Delegado de Urbanismo, anunció una nueva Ordenanza de Tramitación de Licencias que sustituirá a la aprobada, por el mismo equipo de gobierno, en 2005.

El objetivo de la nueva Ordenanza: agilizar la tramitación de licencias. Pero, ¿no se había agilizado con la actual norma? Claro que no. El anuncio de modificación es la  última prueba de una opinión unánime: que la ordenanza no ha servido para nada. Aunque sea el último en hacerlo, ya el propio gobierno municipal reconoce su fracaso. ¿Solucionará la ordenanza que está por venir la actual situación de caos? Tampoco. Si algo ha quedado demostrado con lo ocurrido en el Balcón de Rosales, Becara y el Guateque es que el problema de fondo no es tanto la redacción de la ordenanza como la aplicación de la misma.

El problema no es administrativo sino político. El de un gobierno municipal que ha renunciado desde hace mucho tiempo a las funciones directivas y políticas que le son atribuidas. En el Ayuntamiento los funcionarios cumplen con su trabajo, levantan actas de orden de clausura de locales, que el gobierno municipal no ejecuta.

La desidia del gobierno municipal ha creado tres problemas graves: (I) inseguridad jurídica en muchos empresarios en un momento de crisis económica; (II) indefensión vecinal, al no ejecutarse por el Ayuntamiento centenares de órdenes de clausura de locales que acumulan sentencias y denuncias de cierre (ruido, horarios…), por incumplimiento de las normas municipales; (III) competencia desleal que sufren multitud de empresarios que ven cómo otros locales, éstos sí con "trato preferente", abren las puertas sin cumplir con las ordenanzas municipales; (IV) impotencia de muchos empresarios que quieren pero no pueden cumplir las ordenanzas al verse enredados en la maraña administrativa municipal, y acumular más de cinco años sin ver el pelo a la licencia de funcionamiento. En resumen, la anunciada nueva ordenanza no es más que la huida hacia delante de un gobierno municipal, sobrepasado por las circunstancias, que trata de ganar tiempo desesperadamente.

Pedro Sánchez.
Concejal socialista del Ayuntamiento de Madrid.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios