www.madridiario.es
Los vecinos de Puente de Toledo denuncian plagas de ratas

Los vecinos de Puente de Toledo denuncian plagas de ratas

Por Enrique Villalba
jueves 27 de noviembre de 2008, 00:00h
La asociación de vecinos de Puente de Toledo denuncia que desde que concluyeron las obras de la M-30, se han incrementado las plagas de ratas en la zona, entre otros problemas.
Hace dos años que concluyeron las obras de la M-30, pero los vecinos siguen soportando muchos de los problemas derivados de la reforma que, según ellos, no se solucionan. Explican que cada vez que llueve se inundan los bajos de muchas comunidades, el tráfico se ha intensificado, notan en sus casas más contaminación y se ha deteriorado el servicio de transporte público (EMT y Metro). Sin embargo, lo que más les preocupa son las ratas. Los vecinos aseguran que no es raro encontrar en los patios de las casas, en las calles y en el entorno del río numerosos rodeores, con los peligros que eso conlleva.

Juan José Gálvez, portavoz de la asociación, asegura que "este problema de salud pública viene derivado de la grave situación de abandono en que se encuentran algunas zonas del río, que conservan aguas estancadas, comidas por la vegetación y la basura". Gálvez agrega: "La gente que vive en la calle Antonio López y cuyas ventanas dan al río han soportado este verano malos olores y cada vez que se asomaban a sus ventanas veían las ratas correr a sus anchas".

Los vecinos explican que antes no había rodeores en el barrio y que ahora éstas no se detienen por las vallas que han puesto para impedir el paso a la zona del río, sino que salen y se las puede ver por los alrededores hasta a dos o tres manzanas de distancia del Manzanares. Aseguran que también han visto numerosos casos de ratas corriendo por las vías del metro. Los vecinos han realizado dos rondas en busca de estos animales y se han encontrado desagradables sorpresas. Y esperan que en verano será peor.

Quejas a la administración
Por ello, están recogiendo firmas para exigir al Ayuntamiento la desratización de la zona. La asociación explica que han remitido sus quejas al Área de Medio Ambiente y a Metro de Madrid pero, aunque les dijeron que iban a solucionar la situación, las ratas campan a sus anchas.

La Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (Anecpla) denunció hace dos años y medio que habían observado un incremento de los avisos por plagas en las zonas limítrofes con las obras de la M-30. Fuentes del organismo explicaron que desde que terminaron las reformas no se han registrado repuntes en este sentido. Sin embargo, aconsejan que si existe algún problema se dé parte rápidamente a los servicios públicos para evitar nuevos brotes.

Por su parte, José María Cámara, jefe de la Unidad de Control de Vectores de la empresa municipal Madrid Salud, explica que la zona no ha registrado incrementos en la población de ratas. Asegura que el río es un punto especialmente vigilado por Salud Pública por las características particulares que poseen los espacios limítrofes. Incide en que durante las obras de soterramiento de la M-30 y en la construcción de los nuevos puentes se han dado casos puntuales de ratas, principalmente motivados por obras que hayan afectado al alcantarillado, pero que la zona está controlada.

Registros
Explica que durante todo el año este organismo municipal realiza 200.000 registros en el alcantarillado y en las zonas verdes para erradicar plagas y que en 2007 se atendieron 1.400 incidencias de vecinos que llamaron al teléfono de atención municipal 010, de las que entre un diez y un quince por ciento fueron denuncias falsas. Cámara explica que estas llamadas se atienden con bastante celeridad (en la misma semana) y que Madrid Salud realiza, en primer lugar, una entrevista con el afectado y, posteriormente, investigan si el problema de la plaga se encuentra en un espacio público o privado para solventarlo lo más rápidamente posible. Según el proyecto de Presupuesto del Ayuntamiento de Madrid para 2009, Madrid Salud destinará a Salud Pública 54,7 millones de euros, en los que se incluyen las partidas con las que pretenden reducir este problema en un 70 por ciento.

Gálvez explica que "no descartamos emprender otras acciones para exigir nuestros derechos como ciudadanos, que son los de una vida digna y saludable, poder pasear por nuestro barrio sin miedo a que una rata nos contagie alguna enfermedad".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios