www.madridiario.es
Maqueta del monumento a Alfonso XII
Maqueta del monumento a Alfonso XII

El monumento a Alfonso XII: 1922-2022 (II)

viernes 20 de mayo de 2022, 16:53h

La inauguración del grandioso monumento se convirtió en un acontecimiento social y popular. Todo el pueblo de Madrid quiso asistir, aunque las autoridades tuvieron que imponer limitaciones. Hasta Madrid llegaron los días previos cien hombres, mandados por el Capitán Luis Ramos, del escuadron del regimiento Alfonso XII de Sevilla, escuadra de gastadores y banda de trompetas. Fueron alojados en el cuartel Conde Duque. También llegó una compañía de infantes de Marina procedente de Cartagena.

El 3 junio don Alfonso XIII, ya Rey de España, presidió el acto de inauguración. Fue el primer acto oficial de su reinado. Estuvieron presentes los miembros del gobierno, con Sánchez Guerra a la cabeza, los congresistas, senadores, cuerpo diplomático y, naturalmente, la Familia Real. El alcalde de Madrid era el conde de Valle Suchil. Para entonces ya habían fallecido veintres personas de las que, en algún momento, habían formado parte de la Junta. Su primer presidente, Robledo Romero también había muerto. La presidía al finalizar el proyecto, don Manuel Felipe Falcó y Osorio, Marqués de la Mina. Los invitados debían vestir de uniforme o con levita, lo que fue calificado de arcáico por algún periódico. El rey descubrió una placa al frente del monumento en la que se lee: “A S.M. el Rey Don Alfonso XII, el Pacificador”. Del largo desfile, con tropas y destacamentos de los ejércitos, se destacó que el Príncipe de Asturias marchó como cabo con el regimiento Inmemorial del Rey.

Como siempre pasa en esa época del año -antes y ahora- la lluvia hizo acto de presencia cuando llegaron los reyes, desluciendo un tanto la ceremonia, que se había diseñado con gran detalle. El monarca tuvo que esperar en su coche hasta que escampó. Concluido el acto, don Alfonso encabezó la firma del acta del acontecimiento. No se hicieron fotografías del momento porque los profesionales que, en principio, tenían buen sitio, fueron alejados del escenario, con malas condiciones para tomar instantáneas. Como protesta, abandonaron el acto. Los operadores cinematográficos españoles y extranjeros se fueron con ellos. Solo unos agentes de seguridad pudieron tomar algunas fotos.

El diario La Acción (3-6-1922) se refirió a la bondad del emplazamiento elegido:

-Este emplazamiento del monumento enriquece el grandioso Parque, y será un medio para desarrollar las aficiones y gustos artísticos de la multitud, espiritualizada entre los esplendores de la Naturaleza y fuera del artificioso hacinamiento urbano, un espacio en que recobran su dominio el ambiente puro y sano, el aire oxigenado y la luz del horizonte libre.

El Motín, semanario satírico, republicano y anteclerical publicó una escueta nota:

--El sábado han inaugurado un monumento a Alfonso XII. Me dicen que se parece mucho al que tiene en Alemania Federico el Grande. ¿No podían haber buscado un modelo más sencillo?

En ese momento bastantes de los grandes monumentos que jalonan el parque todavía no habían sido levantados. El dedicado a Ramón y Cajal se construyó en 1926, el de los Hermanos Álvarez Quintero se inauguró en 1934 y el del Premio Nobel, Jacinto Benavente, en 1962. Sí estaba ya en pie otro grandioso conjunto, el del general Martínez Campos, que se había levantado en 1907. El de Campoamor es de 1914. Poco antes del de Alfonso XIII, en 1921, se había inaugurado el dedicado a Ruperto Chapí.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios