www.madridiario.es
Los mayores, olvidados por la banca: 'Queremos que nos traten con dignidad'
Ampliar
(Foto: Pixbay)

Los mayores, olvidados por la banca: "Queremos que nos traten con dignidad"

sábado 22 de enero de 2022, 08:00h

"Abrumado y emocionado", así se siente Carlos San Juan tras comprobar el apoyo que ha recibido la petición que puso en marcha en Change.org ante el "deterioro progresivo" de la atención de las entidades bancarias. "Soy mayor pero no idiota", explica este hombre de 78 años. La iniciativa-lanzada hace unas semanas- ha sido respaldada por más de 312.800 firmas: "Las personas de mi edad se sienten apartadas y solo piden un trato más humano en las sucursales. Me entristece mucho ver que los bancos se hayan olvidado de las personas mayores".

La pandemia provocó el cierre de las sucursales bancarias durante el confinamiento, lo que motivó poner en marcha innovaciones tecnológicas para seguir trabajando y atender el volumen de gestiones de los clientes. Sin embargo, tras los meses de aislamiento, la esperanza del colectivo de mayores se centró en poder realizar las diligencias en las oficinas. Pero se encontraron con lo contrario: "He presenciado dramas de personas que salían de las sucursales llorando con su cartilla y les derivaban a otras oficinas situadas a dos kilómetros de distancia y en las que ya habían estado previamente". Una desesperación de la que Carlos fue testigo en demasiadas ocasiones. "Miedo e inseguridad es lo que provocan en los mayores", denuncia. "Cuando manejo las aplicaciones, transferencias, bizum y otras, me veo con problemas. Tengo Parkinson y debo guadar especial cuidado con las teclas y los números que marco. Ahora casi todo es por Internet y no todos nos entendemos con las máquinas. No nos merecemos esta exclusión", añade.

"He visto a gente salir llorando de las sucursales"

Carlos explica que “no paran de cerrar oficinas. Algunos cajeros son complicados de usar, otros se averían y nadie resuelve tus dudas, Hay gestiones que solo se pueden hacer online". Y en los pocos sitios donde queda atención presencial, los horarios son muy limitados: "Hay que pedir cita previa por teléfono, pero llamas y nadie lo coge. Y te acaban redirigiendo a una aplicación que, de nuevo, no sabemos manejar".

El impulsor de la campaña recuerda el funcionamiento de los bancos hace unos años: "Antes entrabas en la caja y hacías los pagos o gestiones. Ahora, esos trámites te dicen que los hagas a través de las aplicaciones". No olvida el día en el que un cajero se "tragó" su tarjeta tras intentar resolver unas diligencias difíciles de realizar: "No me abrían la puerta de la oficina y esperé a que saliese un trabajador y de mala manera, me dijo que hasta el final de la jornada laboral no podían ayudarme". Una circunstancia que se une a todas las que ha presenciando Carlos en los últimos meses: "Al final tenemos que ayudarnos los unos a los otros. Por eso puse en marcha la campaña. Me llegaron al alma estas situaciones".

"No quiero cargar con estos trámites a mis hijas o nietas"

En su recogida de firmas, el septegenario recuerda que “muchas personas mayores están solas y no tienen nadie que les ayude, y otras muchas, como yo, queremos poder seguir siendo lo más independientes posibles también a nuestra edad”. En varias ocasiones, empleados de sucursales bancarias le han sugerido que pida ayuda a familiares: "No quiero cargar con estos trámites a mis hijas o nietas que ya tienen sus cosas. Quiero ser independiente". Se siente humillado con este trato porque le hacen sentir como un "idiota" por no saber el funcionamiento de las operaciones. "Quizás los trámites digitales no cuesten esfuerzo a las personas más jóvenes pero a muchos mayores se nos presenta como algo imposible", subraya.

No sentirse excluido y que les traten con dignidad: "No es mucho pedir, ¿no?. Es una petición justa y humana". Carlos recuerda lo que ganan las entidades: "Los cinco bancos españoles del IBEX 35 ganaron más de 10.000 millones de euros, por lo que hacer las sucursales más accesibles no parece una inversión imposible de plantear". En este sentido, reclama una atención más personalizada en la que no tengan que recibir un trato humillante y alejado de una realidad que, sin duda, afecta a un colectivo cada vez mayor.

Acabar con "el maltrato a las personas por la edad"

Según la Organización Mundial de la Salud, entre 2020 y 2030, el porcentaje de habitantes del planeta mayores de 60 años aumentará un 34 por ciento. Así, en 2030 una de cada seis personas en el mundo tendrá 60 años o más. En el año 2050, la población mundial de personas en esa franja de edad se habrá duplicado (2.100 millones). Se prevé que el número de personas de 80 años o más se triplique entre 2020 y 2050, hasta alcanzar los 426 millones. Según estos datos, la pauta de envejecimiento de la población es mucho más rapida que hace tiempo. Y todos los países se enfrentan a retos importantes que garanticen los sistemas sociales para afrontar el cambio demográfico. "El Gobierno debería tener en cuenta estos números y poner en marcha medidas que beneficien al colectivo"; manifiesta Juan Manuel Martínez, presidente de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA).

"Somos conscientes que no hay marcha atrás en el manejo de los sistemas informáticos", reconoce el presidente del colectivo. Pero reclaman acabar con "el maltrato a las personas por la edad. Es el colmo. Ya no sabemos qué decir ni qué hacer", denuncia.

Esta entidad, referente en el mundo de las personas mayores, que trabaja y aboga por sus intereses y derechos, exige a las entidades bancarias la eliminación del edadismo y apoya la iniciativa impulsada por Carlos San Juan . "Con el cierre de las oficinas de entidades bancarias y la reducción de los servicios presenciales han ocasionado un grave perjuicio a las personas mayores al limitar las gestiones", explica Juan Manuel Martínez. A su vez, denuncia los enormes desplazamientos al asignar las oficinas lejos de sus domicilios y potenciar la banca online.

Las personas mayores con dependencia o grandes dependientes se encuentran en situación de aislamiento al no poder desplazarse a las nuevas oficinas bancarias asignadas. "Recuerdo un matrimonio de mayores que tenía que sacar dinero para comer y como llegaron fuera del horario de cierre de cajas, les dijeron que utilizaran el cajero automático y se vieron perdidos. Me tuve que enfrentar para que alguien les ayudara porque estaban perdidos", relata. Uno de los muchos casos que ha presenciado Martínez y que le animan a seguir trabajando, a sus 77 años, por el bien del sector en un país "cada vez más envejecido".

Una de cada seis personas en 2030 tendrá 60 años o más

Desde Ceoma consideran urgente que las entidades bancarias formen en nuevas tecnologías a los mayores y establezcan sinergias de colaboración con entidades. El impulsor de la recogida de firmas en Change.org no se opone al progreso y la formación, pero también cree que las opciones deberían estar adaptadas a las condiciones de cada uno: "Algunas personas no consiguen manejarse y otros por sus dolencias y limitaciones no pueden".

"Esperamos que se solucione este problema"; confía Martínez. De lo contrario, desde CEOMA no descartan salir a la calle como medida de protesta. La Plataforma de Mayores y Pensionistas -con 15.079 asociaciones y más de 5.746.000 afiliados- y de la que forma parte la Confederación, pide al Gobierno que acabe con la "exclusión financiera" que sufren los más de diez millones de personas mayores y pensionistas en España. Considera necesario el diseño y la aprobación de marcos normativos que protejan sus derechos respecto al acceso a los servicios bancarios. "Si todos los bancos manejan el 12 por ciento del PIB, que equivale al 12 por ciento de las pensiones en España, cómo es posible que no ayuden con ese dinero", explican.

De momento, Carlos San Juan quiere entregar las firmas recogidas ante el Banco de España o el Defensor del Pueblo con la esperanza que escuchen las peticiones del colectivo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
6 comentarios