www.madridiario.es
Premio BBVA Futuro Sostenible a la Fundación Amás
Ampliar
Premio BBVA Futuro Sostenible a la Fundación Amás (Foto: Mireya Santiago)

El valor de tratar a tiempo: nuevo “hogar” de la Fundación Amás para niños discapacitados

Por Alejandra Suárez
miércoles 07 de diciembre de 2022, 10:38h

Para que su apariencia sea “más infantil” y transmita cercanía, tienen pensado pintar un mural en la pared del edificio y una zona de juegos tradicionales. Cuando cruzas la puerta de entrada, lo primero que encuentras es una sala de espera: es pequeña porque las familias apenas pasarán tiempo en ella. En frente, hay una recepción con una ventana cuya función es separar de quienes hay al otro lado. Pero el personal administrativo ha pedido atender a las personas en una mesa redonda, sin distancias ni jerarquías. En el interior del centro, todo está adaptado para que no haya ningún tipo de barrera y “se pueda atender en condiciones”. Y es que es precisamente esto, dar respuesta a las necesidades de cada niño y su entorno, y hacer que se sientan como en casa, el principal objetivo que ha tratado de cumplir la Fundación Amás en el nuevo centro de atención temprana para personas con discapacidad que han hecho en Fuenlabrada, que cuenta con más de 100 plazas y que esperan que abra sus puertas en abril o mayo de 2023.

El proyecto ha recibido el premio BBVA Futuro Sostenible 2022, organizado por BBVA Asset Management, y convertido en una ayuda vital para la puesta en marcha de proyectos sociales y sostenibles comprometidos con la sociedad. En su cuarta convocatoria, la entidad ya ha repartido un millón de euros entre 23 ONGs de todo el país, que han sido seleccionadas por el alcance de las iniciativas que han presentado y que engloban tres ámbitos de actuación: inclusión social; dependencia, mayores y salud, y medioambiente. “Es una convocatoria que dan ganas de hacer, me dijeron que no pusiera cifras, que llegara al corazón, y eso transmite que está en su ADN ayudar”, asegura la directora del centro, Ruth Sastre. En los últimos cuatro años, el fondo ha donado 3,2 millones de euros y, en total, más de 277.000 personas se han visto beneficiadas.

El fondo BBVA Futuro Sostenible tiene un impacto directo en la sociedad, y esta convocatoria es prueba de ello. Se trata del mayor fondo solidario y de mayor antigüedad de España. Su importancia la reivindica la Front Manager de BBVA Asset Management, Blanca Casas: “Sus criterios de inversión son responsables con la sociedad ya que, como sabemos, se dona un porcentaje de la comisión de gestión -25 por ciento- a proyectos solidarios”.

En los últimos años, han detectado ciertos cambios en la relación de los clientes con la sostenibilidad. “Los clientes saben que quieren invertir con criterios socialmente responsables y, a aquello a lo que no llegan, estamos nosotros para ayudarlos y asesorarlos”, mantiene la directora CBC de BBVA Fuenlabrada, Raquel Blanco. Coincide con Casas al señalar que “ahora los clientes conocen que con su inversión en este fondo están contribuyendo a algo tan importante como el crecimiento inclusivo”. De hecho, el objetivo de las donaciones del fondo BBVA Futuro Sostenible ISR es poner de manifiesto que el impacto positivo en la sociedad también debe ser parte de toda estrategia de sostenibilidad.

Sin el presupuesto suficiente, pero con infinidad de metas

El edificio, de dos plantas, es acogedor y luminoso: la luz entra con fuerza por las ventanas. Antes era un colegio, por lo que su estructura era bien distinta y han tenido que hacer mucha obra: tiraron y rehicieron toda la tabiquería divisoria para hacer salas más pequeñas, y se decantaron por el verde para pintar las puertas. Aunque tienen una “asignatura pendiente”: cambiar el suelo por una tarima, sobre todo, para que resulte cómodo para los niños más pequeños. Además, pese a que, por el momento, los llevarán a otros cercanos, en un futuro próximo, les gustaría contar con su propio parque, para facilitar la práctica. Esto no es todo. Tienen otro reto: crear una aplicación móvil a través de la cual poder estar en continuo contacto con las familias.

Pero el presupuesto del que disponen no es suficiente, por lo que estudian nuevas vías de financiación y convocatorias de ayudas para poder hacerse con los fondos que necesitan. A ello se une la reducción de los recursos económicos públicos que han sufrido en los últimos años, un problema que denuncian que es ahora aún más visible, con una inflación disparada, y que pone en jaque las futuras inversiones de la Fundación.

La Fundación pretende evitar marcar distancia con la familia

Por otro lado, para fomentar la colaboración entre los diez profesionales del centro -esperan poder aumentar el personal-, han optado por crear un despacho común -no individuales- en el que psicomotricistas, fisioterapeutas, psicólogos, terapeutas ocupacionales y logopedas puedan poner en conjunto sus ideas. A su vez, las salas que antes eran despachos, se destinan ahora a la atención de las familias, con mesas redondas que buscan la relación y evitan marcar diferencias. Para fomentar también esa “cercanía”, los trabajadores no llevarán uniforme.

Y es que, cuando llegan al centro las familias que se enfrentan por primera vez a la discapacidad, el paso inicial es “rescatarlas”. “Al principio, necesitan más atención los padres, para que aprendan a afrontar lo que les ha deparado la vida”, asegura el vocal de la Fundación Amás, Felipe Talavera. De ahí el valor de la atención temprana y de que intenten que los usuarios no se sientan en un hospital, sino en un lugar en el que le van a facilitar las herramientas necesarias para que su hijo evolucione. Por ello, para el tratamiento utilizan materiales de los que se pueden disponer en una casa, como sofás, cunas o juguetes. “La idea es usar cosas que la familia pueda comprar”, mantiene Sastre.

La Fundación Amás ha atendido a miles de familias

“Cuando nació mi hijo, yo no sabía ni lo que era el Síndrome de Down”, cuenta el presidente de la Fundación Amás, Carlos Pérez, quien convive con la discapacidad desde hace 44 años. En ese momento, la atención temprana era “nula” y muchos padres debían desplazarse a otras ciudades para que los pequeños pudieran recibir un tratamiento. Esto hizo que algunas familias se asociaran para ponerle voz y cara a esta afección. Fue así como, gracias a esta unión, en 1977, nació la Fundación Amás.

Por esa fase de desconcierto también pasó Talavera cuando, hace 39 años, le dijeron que su hijo tenía Síndrome de Down: “No sabía qué hacer”, garantiza. En Fuenlabrada no había centros de atención temprana por lo que, durante “mucho tiempo”, su mujer tuvo que trasladarse con el niño a Vallecas, y después a Getafe.

Amás tiene centros en Móstoles, Fuenlabrada, Leganés y Alcorcón

De ahí la importancia de entidades como la Fundación Amás que, desde su creación hace más de cuatro décadas, ha atendido a miles de familias y personas con discapacidad, cuya realidad procuran mejorar dándoles un trato individualizado. Grupo AMÁS cuenta ya con un centro de atención temprana, cuatro centros ocupacionales, cinco residencias y dos centros especiales de empleo, repartidos en Móstoles, Fuenlabrada, Leganés y Alcorcón.

A su vez, llevan a cabo un amplio abanico de programas destinados a personas con distintas necesidades y de edades que van de 0 años en adelante. Como el Servicio de Atención Temprana de 0 a 6 años, ‘Tratamientos’ para población infantil y adolescente y ‘Ocupación y Formación’, una iniciativa con carácter inclusivo destinado a mayores de 18 años.

Ahora podrán implementar sus proyectos gracias a la donación del fondo BBVA Futuro Sostenible, que es prueba de que invertir con criterios sostenibles ayuda a conseguir un mundo mejor. La convocatoria regresará en 2023 con la mirada puesta en seguir avanzando en la concienciación colectiva y financiera sobre la responsabilidad medioambiental.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios