www.madridiario.es

Hasta que el vertedero nos separe: cooperación municipal frente al abandono autonómico de los residuos

jueves 12 de marzo de 2020, 11:09h

La diferencia entre tener un proyecto e improvisar consiste, básicamente, en la capacidad que tiene una administración de poner en marcha, o no, soluciones integrales ante los problemas de envergadura. En el primero de los casos, los cambios pueden tardar en llegar, pero finalmente acaban dando resultados. En el segundo, los problemas se van acumulando silenciosamente (o no) hasta que finalmente estallan y la situación se vuelve insostenible.

En lo relativo a la gestión de residuos, la Comunidad de Madrid, gobernada por el PP, lleva 25 años improvisando. Lo que hoy estamos padeciendo con el cierre del vertedero de Alcalá de Henares y las protestas de las vecinas y vecinos de Vallecas por trasladar los residuos a Valdemingómez no es más que las últimas consecuencias de esconder problemas debajo de la alfombra (nunca mejor dicho).

La Comunidad de Madrid ha desatendido la necesidad de implementar una estrategia integral para transitar hacia una gestión moderna de los residuos durante todos estos años. Compraron tiempo, primero, enterrando basura y después, bajando el problema a los municipios y a las mancomunidades sin dotarlos de plan ni recursos suficientes para enfrentarlo. Mientras tanto los vertederos colapsaban, el sistema de separación envejecía y las iniciativas inteligentes para fomentar el reciclaje brillaban por su ausencia.

Ahora que el problema sale a la luz el PP empieza una huida hacia adelante, buscando enfrentar a unos municipios contra otros. Así, se intenta lanzar a los vecinos de Madrid contra los de Alcalá de Henares cuando el problema no es sólo dónde se almacenan los residuos, sino sobre todo qué esfuerzo colectivo hacemos como instituciones y comunidad para superar un modelo que ya es insostenible.

La estrategia del PP fracasará porque las vecinas y vecinos quieren soluciones, no culpables, y esto sólo puede lograrse mediante la cooperación. Aunque ya llegamos tarde, eso no es excusa para que la Comunidad de Madrid se ponga a hacer su trabajo.

Desde Podemos estamos planteando cuestiones de sentido común tanto en la Asamblea de Madrid como en todos los municipios: Que la Comunidad de Madrid cumpla la ley poniendo en marcha una Estrategia de Residuos Cero, que sea proactiva activando un Plan de Prevención de Residuos, que escuche a sociedad civil, municipios y mancomunidades creando una Agencia Regional de Residuos y que promueva un gran pacto para resolver, de una vez por todas, este problema.

Todas estas cuestiones no son parte de un programa eco-revolucionario, sino que vienen contenidas en la legislación europea. El cierre de los vertederos no es un capricho ecologista, sino una exigencia ligada a la necesidad vital de gestionar nuestros residuos de otra manera para que nuestra región y nuestro modo de vida sean sostenibles.

El caso del vertedero de Alcalá de Henares, además, no debería ser tratado de manera superficial cuando cargos públicos han declarado que vulnera la normativa medio ambiental, carecen de licencia municipal y podría ser susceptible de ilícito penal y administrativo.

Más si cabe, con el desgraciado episodio en el vertedero de Ermua como aviso, sería irresponsable no abordar urgentemente la modernización de nuestro sistema de gestión de residuos, poniendo en marcha medidas tales como infraestructuras suficientes para el compostaje y tratamiento de la fracción orgánica, dando potencialidad al quinto contenedor para la resolución de este problema.

Las resistencias son grandes. Un cuarto de siglo de inmovilismo ha fortalecido extensas redes de intereses con lobbies empresariales del sector que están ganando muchísimo dinero a costa de una gestión ruinosa de los residuos. Para vencerlas, nuestra cooperación es nuestra mejor arma.

Además, la modernización del sistema no sólo resuelve un problema sino que abre todo un caudal de oportunidades. La posibilidad de poner en marcha iniciativas de economía circular y tratamiento de los residuos abren un universo de posibilidades que podrían servir como palanca para el progreso social, económico y medioambiental de toda nuestra región.

Porque frente a problemas comunes lo mejor es poner en marcha soluciones compartidas. Toca empuja desde la sociedad civil y las instituciones para lograrlo, porque nos estamos jugando el futuro de nuestra región pero, en cierta manera, también nos estamos jugando el futuro de nuestro planeta.

Jesús Santos y Teresa López

Portavoz de Podemos en la Comunidad de Madrid y Secretaria General de Podemos Alcalá de Henares

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios