www.madridiario.es
Madrid
Ampliar
Madrid

La formación con prácticas para impulsar el empleo en Madrid

sábado 17 de abril de 2021, 19:00h

El encuentro ILO Global Youth Employment Forum, realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Nigeria entre los días 1 y 3 de agosto del año 2019 puso ya de manifiesto la problemática que tienen muchos jóvenes para acceder al empleo.

En ese gran encuentro participaron más de 200 jóvenes de 65 países para aportar posibles soluciones al dram del encuentro juvenil. En directos de la OIT en ese momento, GuyRyder, afirmó que los jóvenes suelen tener entre dos y tres veces más de probabilidades de estar desempleados que otros adultos.

En España el del paro juvenil siempre ha sido un problema al que cuesta ponerle solución. De hecho, lo era ya entonces, en 2019, cuando todavía no había aparecido la pandemia del Covid 19. En el segundo trimestre de ese año, los datos de paro juvenil alcanzaban el 33,1%. A finales de 2020, ese indicador se situaba en el 38%, una cifra muy superior a la de la mayoría de países europeos.

El castigo excesivo del Covid 19 en España

Al sempiterno problema del desempleo juvenil se suman las consecuencias negativas que está provocando el Covid 19. Muchos estándares sitúan a España como uno de los países que más tardará en alcanzar la recuperación plena una vez se supere la pandemia.

Se presenta, por tanto, una situación muy comprometida. El sector servicios, especialmente en el ámbito comercial, es uno de los más afectados por el Covid 19. Cultura, hostelería y comercio concentran prácticamente el 76% del empleo en España y buen parte del grueso laboral lo conforman mujeres, jóvenes y colectivos con menos formación, escasa experiencia y contratos temporales.

A esto se suma que se trata de personas que en muchos casos tienen una movilidad laboral escasa, por lo que encuentran más dificultades para conseguir trabajo e otros ámbitos diferentes.

Las prácticas laborales como solución al desempleo

Una solución a este fenómeno pasa por la formación, por reciclarse continuamente y no dejar de recibir nuevos conocimientos. Implika cursos en Madrid cuenta con decenas de cursos en un amplio espectro de ocupaciones y sectores laborales, algunos de ellos tan demandados en la actualidad como el comercio internacional, la geriatría y atención sanitaria o el marketing digital y la publicidad.

Madrid es una de las áreas con mayor oferta de empleos en toda España, tanto por su nivel de población como por la concentración de grandes empresas y servicios a los que da cita. Sin embargo, es también un lugar con unas demandas económicas más elevadas, de ahí la necesidad estar formándose continuamente.

Más formación, mayor productividad

La principal apuesta de las administraciones para promover trabajos de calidad y reducir las altos ratios de desempleo pasa por la Formación Continua. España cuenta con una amplia población de titulados universitarios que acaban ocupando puestos para los que están sobrecualificados.

La formación continua, la formación profesional y la formación dual son escenarios interesantes para reducir esa brecha y generar una masa suficiente de trabajadores que resulten productivos para el país y que tengan una buena calidad de vida,

El Instituto Nacional de Estadística señala que los titulados universitarios tienen una tasa de paro de tan solo el 8,61%, frente al 14,31% de aquellas personas que han cursado la segunda etapa de formación profesional. En el caso de las personas con estudios primarios, este índice se eleva al 27%.

Implilka y otro muchos centros de formación pueden ofrecer los contenidos suficientes para que las personas continúen su aprendizaje durante toda su etapa profesional, pues los expertos señalan que este proceso debe ser permanente, especialmente en una coyuntura como la actual, con un mundo cada vez más globalizado, digitalizado y abierto, especialmente en las grandes capitales.

Luchar contra la despoblación

Al tiempo que se promueven estas soluciones de formación continua es importante igualmente combatir los desequilibrios territoriales, para que grandes capitales y regiones metropolitanas como Madrid o Barcelona no absorban masa laboral de otros territorios.

En este punto juega un papel importante la capacidad de digitalización, la inversión en infraestructuras, los proyectos de innovación desde la colaboración público-privada, favorecer la movilidad entre territorios, descentralizar centros de referencia a nivel administrativo y empresarial y diseñar medidas que incentiven la inversión en esos espacios para que no sigan expulsando población activa.