www.madridiario.es
Emilio de Justo paseado a hombros por el ruedo de Las Ventas.
Ampliar
Emilio de Justo paseado a hombros por el ruedo de Las Ventas.

Feria de Otoño: clamoroso triunfo de Emilio de Justo y segunda Puerta Grande suya este año

Por Emilio Martínez
sábado 02 de octubre de 2021, 21:56h

Emilio de Justo volvió a subirse a la cumbre de la Fiesta descerrojando, por segunda vez consecutiva en esta temporada, la Puerta Grande de Las Ventas con una faena de mucha pasión y clasicismo, que caló tan hondo en los espectadores que le aclamaron con gritos de ‘Torero, torero’. Fue ante el único bicorne encastado, el quinto, al que desorejó, de una decepcionante corrida de Domingo Hernández y Garcigrande. En la que también lucieron los pellizcos artísticos de Juan Ortega en el de cierre y en la que El Juli cortó una oreja de escaso fuste al primero.

El festejo se despeñaba por los caminos de la vulgaridad y la grisura, merced a los toros de las dos divisas anunciadas, todos ellos sin casta. Sí, pero en esto salió uno que la alumbraba a borbotones, ‘Farolero’, que pedía un coletudo de verdad de verdad de la buena. Y, para disfrute del público, la encontró en Emilio de Justo, quien no se arredró y empezó la faena sacándolo de tablas al tercio con doblones por bajo, a la vez látigo y caricia, para que el burel se enterara de que le iba a hacer frente de la mejor manera: con las reglas de la tauromaquia eterna, salpimentada con una entrega compulsiva del cacereño.

Después llegaron las tandas de redondos con temple y ligazón embebiendo la casta desbordante de ‘Farolero’. Y es que De Justo no iba de farol, como siguió demostrando al cascabelear un par de series al natural de mucha hondura con el burel imantado a su muleca mágica. La inspiración del coletudo le llevó a cerrar cada serie con una sinfonía de adornos, ora monumentales y barrocos pases de pecho, ora trincherazos, ora el del desprecio, ora cambio demano, calando tanto en el cotarro que la mayoría se puso en pie batiendo palmas.

Es verdad que a lo largo de la faena también hubo algún desajuste por tanto arrebato -naide es perfecto-, pero De Justo despenó al bicho con un estoconazo a ley que ya de por sí valía una oreja, que paseó junto a la otra escuchando el coro desde los tendidos -que pidieron la vuelta al ruedo para ‘Farolero’, lo que hubiera sido injusto porque manseó en el caballo- de ’Torero, torero’.

De Justo anduvo en menor tono con su anterior, geniudo y protestón, con el que practicó el toreo extractivo y marró con el verduguillo. También Juan Ortega, que no se acopló con el descastado tercero, dejó su buen hacer para su manejable segundo. Fue una faena muy en su línea de torero de pellizco, muy sevillana, preñada de gusto, suavidad y despaciosidad, en la que no faltaron cortas series por ambos pitones e inspirados remates, como las cuatro trincherazos seguidas con las que abrochó una de ellas. Pero tras la estocada, el animal se negó a caer y Ortega necesitó echar mano del verduguillo y perdió el trofeo.

Por su parte El Juli echó una oreja a su esportón con el que abrió tarde, también mercerd a una faena muy en su línea de toreo industrial, con la suerte descargada, fácil, aseado y ventajista. De esas que se olvidan pronto, a diferencia de la de De Justo y de los detalles artísticos de Ortega. Con el otro, que ni embestía ni topaba abrevió, siendo la mayor ovación para su subalterno Iván García, quien también en su acostumbrada línea brilló con por dos extraordinarios pares de banderillas.

FICHA

Cuatro toros de DOMINGO HERNÁNDEZ y 2º y 4º de GARCIGRANDE, bien presentados y ofensivos de cara; todos flojos, nobles, mansos y descastados, excepto el encastado 5º y el manejable 6º. EL JULI: oreja con algunas proestas; silencio. EMILIO D EJUSTO: silencio tras aviso; dos orejas. Salió a hombros. JUAN ORTEGA: silencio; ovación, Plaza de Las Ventas, 2 de octubre, 5º de la Feria de Otoño. Lleno sobre el aforo autorizado de 11.840 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios