www.madridiario.es
Ángel Téllez tras salir a hombros por la Puerta Grande de Las Ventas
Ángel Téllez tras salir a hombros por la Puerta Grande de Las Ventas (Foto: Plaza1)

San Isidro: Puerta Grande para el eterno toreo de Ángel Téllez

Por Emilio Martínez
viernes 27 de mayo de 2022, 22:21h
El toreo eterno por fin festoneó en Las Ventas. Su autor no fue ninguna de las figuras, figuritas o figurones que ya han hecho uno o varios paseíllos ¡quia! Ni siquiera para dos coletudos con muchos años de alterfnativa y centenares de festejos en su historial que completaban la terna de este viernes, Diego Urdiales y Alejandro Talavante, ¡quia! Fue el modesto de cotización -que, eso sí, ahora debería dispararse- Ángel Téllez. Lo bordó en el último a base de disposición y pureza con algunos redondos y naturales tan largos que también eran eternos. No acertó a la primera con la espada y necesitó de un golpe de descabello, por lo que sólo obtuvo una oreja, pero sumada a la otra de ley que había conseguido en el anterior, le abrió con toda justicia la puerta de los sueños. Con una floja corrida, en presencia, fuerzas y casta de Victoriano también hicieron el paseíllo los dos antecitados...

El teórico convidado de piedra del cartel, que sustituía al lesionado Emilio de Justo -al que tuvo el gesto de brindarle el primer toro-, ya había apuntado alto el pasado martes 17 cuando ya cascabeleó los que hasta ahora son los mejores naturales de la Feria. Mas este viernes se, y los, superó por partida doble en sus enemigos, pero sobre todo en su magnífica faena al que cerró función.

Tras un quite por ajustadísimas gaoneras y los pies clavados, con el animal imantado a su muñeca mágica, siempre con sentimiento y colocación,los naturales estaban bordados en seda, aterciopelados de verdad y estética en varias series, la última de las cuales puso al gentío en pie, ya que un par de los mismos aportaban a la vez mando y largura, mucha largura, eterna largura rodeando su cimbreante cinturilla.

Como ya había lucido, igual de encajado, en los redondos con otros dos regalos similares para la vista y el alma de los afortunados espectadores.Todo ello con templanza, profunda hondura y ligazón, y sin olvidar los pases por bajo para ahormar la embestida inicial del único burel con un punto de casta, ni tampoco los monumentales y esculturales pases de pecho siempre marcadísimos al hombro contrario ni los adornos que un coletudo en sazón, con poso y reposo, improvisó, como los del desprecio, los molinetes y otros pases por bajo finales.

Tenía ganados sobradamente los dos trofeos, pero por no acertar a la primera sólo echó en su esportón una,suficiente para la gloria. De similar guisa había obrado en su anterior, ya como el resto a excepción del último, vacío de codicia y fortaleza, razones por las que la faena, rubricada con un espadazo, sólo merecía el trofeo que ganó a ley.

¿Sus compañeros de terna? Bien, gracias. Porque si es verdad que el conjunto del encierro, descastado y cogido con alfileres en fuerza, pocas opciones ofrecía, no lo es menos que no acabaron de dar la talla. También es verdad que Talavante apuntó algunos detalles de clase sobre su otrora grandiosa mano izquierda en su primero, el animal, que se quedaba corto, fue a menos como la faena y todo se fue apagando.

Apagón casi total fue lo del otro, que rayaba la invalidez y el extremeño abrevió. Lo de Urdiales, que ha pasado de puntillas por la feria, puede tener justificación en su segundo, que por su endeblez echaba la carota arriba defendiéndose siempre dentro de la nobleza del conjunto. Pero no se entiende su apatía y nulo intento de lucirse con el que abrió festejo, con el que anduvo brujuleando por acá y por acullá.

Por cierto, un postrer detalle: los taurinos son tan listos que Téllez -que sin el aldabonazo de este año ya había dejado buen sabor en sus actuaciones como novillero nunca rematadas con las armas toricidas- se presentó ahora las dos tardes en Madrid sin apoderado, aunque ahora se lo rifarán... es de suponer, porque con los taurinos, como son tan listos, se insiste- nunca se sabe.

FICHA

Toros de VICTORIANO DEL RÍO y 6º de CORTÉS, justos de trapío, flojos, mansurrones y descastados excepto 6º. DIEGO URDIALES: silencio; silencio. ALEJANDRO TALAVANTE: silencio; silencio. ÁNGEL TÉLLEZ: oreja tras aviso; oreja tras aviso; salió a hombros. Plaza de Las Ventas, 27 de mayo, 20ª de Feria. Lleno de 'no hay billetes' (22.964 espectadores, según la empresa)-.

Crónica del festejo anterior.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios