www.madridiario.es
Lanzamiento de hachas en 'El Hachazo'.
Ampliar
Lanzamiento de hachas en 'El Hachazo'.

Lanzamiento de hachas: un nuevo deporte liberador de estrés

domingo 25 de octubre de 2020, 08:58h

El ocio activo es uno de los planes más demandados por los madrileños en los últimos años. Con la actual situación de crisis sanitaria, las propuestas se han reducido pero no han dejado de abrir sus puertas aquellos espacios imprescindibles para aprovechar el tiempo libre. Senderismo, escalada, ciclismo, escape room y desde mayo de 2018, lanzamiento de hachas.

La primera sala de tiro de hachas en España se ubica en Madrid, en la calle Narciso Serra. 'El Hachazo' surgió en la capital tras analizar sus creadores el impacto de esta actividad en regiones nórdicas. En Canadá lo practican más de 100.000 aficionados y existen decenas de locales en Chicago, Washington, Nashville o Denver. El primer local americano -y también bar- fue el Stumpy´s Hatchet House.

Vincent Benac y Adrien Cabrol son los responsables franceses de acercar este curioso deporte a territorio nacional. Desde pequeños han vivido de cerca el entorno rural y conocen bien el manejo de las hachas. Nunca pensaron que este instrumento de trabajo les abriría las puertas de un negocio que a día de hoy triunfa a nivel mundial y en la capital madrileña -en Cuatro Caminos también se ubica otra sala-.

La pandemia de la Covid-19 se ha convertido en un duro bache para su actividad: "Fue muy difícil porque la gente tenía miedo a un posible contagio y no venían a jugar”, Aunque el local cumple con todas las medidas de seguridad e higiene, el aforo se ha reducido al 50 por ciento y solo se puede jugar en cuatro de las siete dianas, es complicado conseguir la confianza de los clientes: “Al acceder al local los clientes se tienen que echar gel hidroalcohólico en las manos, y deben llevar mascarilla obligatoriamente. Las hachas las limpiamos constantemente para desinfectarlas”.

¿Cómo se juega a este deporte?

Para comenzar, lo primero de todo es firmar en un cuaderno de descarga de responsabilidades. Las sesiones son de una hora de juego y los cinco primeros minutos se dedican a conocer las medidas de seguridad y cómo lanzar el hacha de forma adecuada. Los siguientes diez minutos pruebas a tirar el hacha y el monitor te da trucos. En el primer nivel se arroja un hacha a una mano. El segundo nivel implica el lanzamiento pero a dos manos por encima de la cabeza. Esto se debe a que pesa más y es aconsejable apoyarse con los dos brazos para evitar posibles lesiones. Los últimos quince minutos se realiza ya una competición.

El local, totalmente insonorizado, dispone de un aforo máximo de 35 jugadores por hora, sin embargo, ahora solo pueden jugar como máximo 20 personas. Cada una de las dianas se encuentra separada por unas mallas de acero.

Además, en el local existen ocho tipos de hachas diferentes. Desde las más finas de aluminio que pesan alrededor de 200 gramos, otras básicas entre un kilogramo y dos, hasta la americana que alcanza los dos kilogramos, la más grande. También existen las de doble filo, otras ligeras, que puede tirarse con apenas dos dedos de la mano y las más pesadas se lanzan con la empuñadura de cuero. La clave en este juego no se centra en la fuerza y tampoco requiere ninguna habilidad. Es fundamental el movimiento del brazo y del cuerpo.

El juego es ideal para celebrar cumpleaños, amigos, despedida de soltero y también divorcios. Casos como el de una chica que llevó la foto de su ex novio para colocarla en la diana o el de jugadores que se meten en el papel y se disfrazan de vikingos, son algunas de las situaciones anecdóticas que han acontencido en las salas madrileñas. Los creadores de esta experiencia en la capital aseguran que todas las personas que prueban el juego repiten este plan de ocio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios