www.madridiario.es
La denuncia contra una explotación ganadera en Becerril, bajo sospecha
Ampliar
(Foto: Ecologistas en Acción)

La denuncia contra una explotación ganadera en Becerril, bajo sospecha

domingo 07 de marzo de 2021, 08:49h

Ecologistas en Acción ha denunciado las “condiciones miserables” en las que se encuentran decenas de terneros en una explotación ganadera situada en el término de Becerril de la Sierra, colindando con Colmenar Viejo. Esta instalación también se dedica al cebado de ganado vacuno para consumo humano, lo que “además de un grave problema ambiental, supone también uno sanitario, tiene una doble vertiente”. Así lo ha denunciado a este diario María Ángeles Nieto, coordinadora de Ecologistas en Acción en la Comunidad de Madrid.

Dicha instalación ganadera se localiza entre los kilómetros 41 y 42 entre la carretera M-607 y el arroyo Navahuerta. Este terreno se incluye en el Parque Regional de la Cuenca Alta del río Manzanares, declarado Reserva de la Biosfera y espacio protegido Natura 2000.

Según explican desde la entidad ecologista, las condiciones en la que viven estos animales es de “hacinamiento, entre hierros oxidados. Pisan, duermen y comen sobre barro, excrementos y orines. Los lixiviados - líquidos tóxicos que se filtran al terreno - contaminan los pastos que rodean la explotación". Para Ecologistas esta situación vulnera las condiciones higiénico-sanitarias exigidas por la legislación vigente, ya que los terneros no tienen lugares secos donde tumbarse ni resguardarse de las malas condiciones climatológicas.

Además, la falta de medidas sanitarias no solo supone un problema para los terneros de la explotación ganadera, también perjudica a la fauna existente en las inmediaciones. Según constatan desde la asociación, la falta de un buen tratamiento de excrementos y lixiviados provoca que estos acaben llegando al agua del arroyo Navahuerta y posiblemente al río Manzanares, en el que desemboca (un espacio triplemente protegido). “Esto supone una contaminación de materia orgánica, lo que conlleva una reducción de oxígeno, traduciéndose en la muerte de plantas y animales acuáticos”, ha asegurado María Ángeles Nieto.

Los residuos que llegan a las zonas acuosas pueden ser todavía más peligrosos “en el caso de que estas vacas estén enfermas, por ejemplo de tuberculosis o de cualquier otro tipo de enfermedades que pueden transmitir incluso a otros animales de la zona como especies silvestres, otro ganado o mascotas que puedan beber de este agua”, explica la coordinadora de la entidad ecologista. En este sentido, asegura que estas condiciones provocan un foco potencial de contagio de enfermedades.

Esta situación se agrava teniendo en cuenta que la carne de dichos animales se dirige al propio consumo humano. Además, cabe destacar que se rige por la denominación de 'Carne de la Sierra de Guadarrama', por lo que los animales reciben varias inspecciones al año y deben cumplir con todas las condiciones de bienestar exigidas.

Ecologistas en Acción lleva denunciando esta situación desde los últimos meses del pasado año. Sin embargo, la portavoz asegura que los ganaderos de la zona han manifestado su malestar con el “inadecuado manejo” de los animales que se realiza en esta explotación. Es por este motivo que desde la organización verde cuestionan que esta instalación haya pasado las inspecciones y controles veterinarios regionales: “Es evidente que algo está fallando en el proceso de inspección, levantamiento de actas y concesión de autorizaciones”.

"Se trata de un grave problema ambiental y también sanitario"

Por ello, se ha solicitado al Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida 'Carne de la Sierra de Guadarrama' que inspeccione las instalaciones y se le retire la denominación con la que cuenta. Desde el punto de vista de Ecologistas en Acción, esta situación también está poniendo en riesgo la imagen de la denominación y la calidad del producto.

Por su parte, Lorenzo Vilas, director de Certificación del Consejo Regulador de la I.G.P. 'Carne de la Sierra de Guadarrama', ha asegurado a Madridiario que esta instalación ha pasado por la inspección correspondiente y se ajusta a la normativa vigente. "El lunes cuando tuvimos la noticia de esa denuncia fuimos a hacer una inspección y estaba todo correcto, tanto las instalaciones como los animales", ha afirmado. Por ello, explican que las fotos harán referencia a "un caso puntual en otro momento, que desde luego no es de ahora", han subrayado.

El director de la entidad ha especificado que en cuanto a las instalaciones, hay dos apartados, uno para machos y otro para hembras y en ambos corrales se ubica una parte cubierta para el reposo de los animales y otra al aire libre. En la dos hay tolvas, pajeras, así como bebederos con agua corriente y manga de tratamientos. "Las instalaciones permanecen limpias, pues se asean los corrales todas las semanas y el estiércol es esparcido en la finca colindante, pues no hay estercolero ya que al ser zona protegida no dan permiso para hacerlo", ha relatado Lorenzo Vilas.

En lo que se refiere a los animales, "no se encuentran hacinados en las instalaciones de cebo, incluso hay metros suficientes para bastantes más, tienen buen aspecto y están perfectamente identificados, tanto con el crotal oficial como con el identificativo de la I.G.P. 'Carne de la Sierra de Guadarrama', ha aseverado.

La coordinadora de Ecologistas en Acción en la Comunidad de Madrid ha explicado que la respuesta que les ha dado el Consejero regulador de la I.G.P. ‘Carne de la Sierra de Guadarrama’ se limita a asegurar que la situación es la adecuada a día de hoy “pero no aportan fotografías, ni actas de inspección, ni informe del inspector o inspectora que ha ido”, afirma. Ante esta situación, la entidad va a solicitar las pruebas que acrediten lo constatado.

Al mismo tiempo, Ecologistas en Acción también ha presentado denuncia ante a la Dirección General de Agricultura, Ganadería y Alimentación, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid para que inspeccione la zona y compruebe la situación en la que se encuentran las instalaciones con el objetivo de retirar la calificación de cebadero.

Fuentes pertenecientes a la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid han asegurado que dicha instalación ha pasado todas las inspecciones. Según explican, la última inspección veterinaria se realizó el pasado día 4 de marzo y estaba todo en orden. "A pesar de ello, desde la Dirección General de Agricultura se intensificará el control de este tipo de explotaciones para garantizar el cumplimiento de la normativa", han especificado.

Estas instalaciones ganaderas son gestionadas por Jorge Izquierdo, quien niega las acusaciones y afirma que hasta su ganadería han acudido tanto responsables de la Comunidad de Madrid como desde la entidad de Carne de la Sierra de Guadarrama y han hecho las inspecciones correspondientes cerciorándose que la situación es la adecuada. "Lo mejor manera de saber lo que hay es remitirse a la Comunidad de Madrid, que ha asegurado que todo es correcto. Son unas historias que ha montado un señor en plan venganza para ver el daño que me puede hacer", ha denunciado.

En este sentido, parece tratarse de un enfrentamiento entre dos ganaderos de la zona, pues según explica Izquierdo, el que está llevando a cabo las denuncias "quiere quitarme de en medio y amedrentarme". Además, le acusa de utilizar a Ecologistas en Acción como "un arma arrojadiza" y ha afirmado que la entidad ecologista nunca ha visitado su explotación ganadera.

Ante las acusaciones relacionadas con la falta de higiene y la posible contaminación de las aguas cercanas, el ganadero niega lo relatado y asegura que "en el cebador se utiliza agua nada más para beber y se limpia todos los días. Tenemos todo el condiciones y la Comunidad de Madrid y la asociación de 'Carne de la Sierra de Guadarrama' nos han dado el ok", ha concluido el ganadero.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios