www.madridiario.es
Descubre en qué consiste la Ley de Segunda Oportunidad y cuáles son sus requisitos
Ampliar

Descubre en qué consiste la Ley de Segunda Oportunidad y cuáles son sus requisitos

miércoles 09 de junio de 2021, 20:23h

Existen momentos en nuestra vida en los que podemos encontrarnos en una situación económica poco favorable, donde podemos llegar a pensar que no podremos demostrar solvencia para pagar ciertas deudas.

Pero debes saber que existe una ley, que en el caso de que seas particular o autónomo, te ofrecerá una segunda oportunidad, para encontrar la forma que mejor se adapte a tus posibilidades para saldar tus deudas.

Requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

Son muchos los tipos de deudas en los que las personas pueden recibir el beneficio de la Ley de Segunda Oportunidad, aunque muchas no conocen los alcances de esta ley y no saben cómo pueden acogerse a ella.

Existen una serie de requisitos, que al igual que en cualquier otro tipo de procedimiento legal, se deben cumplir, para que así el deudor pueda recibir este beneficio.

Para resolver otros tipos de dudas y recibir asesoramiento especializado, existen expertos en Ley de Segunda Oportunidad que son conocedores de todos los procedimientos jurídicos que tienen que ver con esta modalidad de pago para los deudores.

Lo primero que debe mostrar un deudor para acceder a la Ley de Segunda Oportunidad, es tener voluntad de pago. Esto quiere decir que el deudor tiene que obrar de buena fe y presentarse a explicar su situación, demostrando que existe la predisposición para realizar los pagos, con el inconveniente de que no se puede asumir la totalidad de lo que se adeuda.

Quien quiera acceder a este beneficio, no debe haber incurrido en ningún tipo de delito económico con sentencia firme durante 10 años desde que se realiza la solicitud.

Entre estos delitos se encuentran los de robo, hurto, usurpaciones, extorsiones, alteraciones de precios, delitos contra los derechos del trabajo o de la seguridad social, entre los cuales se pueden mencionar los casos de abuso de situación de necesidad y el tráfico de mano de obra, entre otros.

La Ley de la Segunda Oportunidad es un beneficio al que se puede acceder una vez cada 5 años, por lo que no se debe haber realizado una solicitud en ese tiempo y la deuda contraída no puede superar los 5 millones de euros; debe haber previamente un intento de acuerdo extrajudicial para realizar el pago de la misma.

¿Estás buscando la mejor forma de solventar deudas con entidades públicas? La Ley de Segunda Oportunidad ha tenido una modificación, mediante la cual se ha incorporado la posibilidad de recibir este beneficio en el caso de tener atrasos en los pagos con este tipo de entidades.

Para llegar a las mejores soluciones y al mejor asesoramiento de los expertos en Ley de Segunda Oportunidad, la mejor opción es consultar a los mejores profesionales, como Deudafix, que ofrecen el mejor servicio para que puedas cancelar tu deuda.

Las deudas pueden significar una presión muy importante, ya sea para personas físicas, autónomos o Pymes, ya que les puede impedir continuar con su negocio y su productividad. Y esta empresa lo sabe, por eso son los profesionales indicados, de forma que mediarán por ti para solucionar este tipo de problemas.

Beneficios de la Ley de Segunda Oportunidad

La Ley de Segunda Oportunidad ha llegado para ofrecer a estas personas una solución que les permita continuar en el mundo de los negocios, librándose de una forma posible y fraccionada, de la totalidad de sus deudas.

Podrás realizar los pagos de estas deudas con los intereses paralizados, alargando el plazo para su devolución. Este plazo puede llegar a ser de cinco años, y la deuda se pagará de forma fragmentada.

Se puede ganar tiempo para lograr obtener el dinero que se necesita para acceder a un plan de pago conveniente. Durante este tiempo se pueden realizar diferentes esfuerzos para llegar al total adeudado, como puede ser la venta de activos.

Esta ley apunta a la recuperación de las personas, ofreciéndoles distintos tipos de facilidades para lograr saldar sus deudas, e incluso, perdonándoles una parte de la misma, logrando de esta forma que el deudor se libere de la presión de tener que pagar una cantidad de dinero que no puede afrontar.