www.madridiario.es

DECANO DEL COLEGIO DE INGENIEROS INDUSTRIALES

César Franco, decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid
Ampliar
César Franco, decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid (Foto: Chema Barroso)

César Franco: "En España faltan muchos profesionales en tecnológicas"

viernes 01 de octubre de 2021, 07:44h

El Colegio de Ingenieros Industriales de Madrid (COIIM) acaba de estrenar sede en la calle Javier Ferrero, 10 y nos hemos acercado a conocerla. Su decano, César Franco, afronta una renovación del colegio con el fin de acercarse a los ingenieros más jóvenes y ofrecerles, además de los servicios tradicionales, un espacio polivalente con el que se sientan identificados y más adecuado a las necesidades actuales. Con el acento puesto en las oportunidades formativas que ofrece el COIIM y en el reciclaje indispensable hoy en día (también para los ingenieros), el decano aporta en entrevista concedida a Madridiario su visión sobre algunos de los asuntos de actualidad que más preocupan: el precio de la electricidad, la movilidad que viene, los hospitales del futuro, la construcción sostenible o la crisis de los semiconductores.

La industria asiste a una intensa transformación. ¿Estamos preparados? ¿Vamos a la vanguardia o a la cola en esta revolución?

El progreso de nuestras empresas en relación con la transformación digital es desigual. Tenemos grandísimas empresas en nuestro país que han sido pioneras en muchas áreas de la transformación digital, transformación ecológica, energía verde renovable o en la nueva forma de hacer ingeniería.

“En pymes la transformación digital va a otra velocidad”

¿Cuál es el problema? Que España es un país de pequeñas y medianas empresas y ahí es donde la transformación digital va a otra velocidad. Se están llevando a cabo muchísimas iniciativas desde las distintas administraciones para facilitar la formación. Es uno de los apartados más importantes que debemos atender, generar el talento que necesitamos para esos nuevos perfiles profesionales en las empresas.

Pero todavía queda mucho camino por recorrer porque estamos en un mundo más globalizado y necesitamos competir con las mismas herramientas que ahora mismo están poniendo sobre la mesa pequeñas y medianas empresas de países en cualquier lugar del mundo.

¿Necesitamos hacer un esfuerzo mayor para modernizar nuestras pymes?

Así es, y pediría que en dos apartados. Primero, concienciación y formación. Aunque parezca mentira, hay empresas que todavía no asumen o que empiezan ahora ese camino de transformación tecnológica. Un negocio que ha funcionado bien en las últimas décadas se va a quedar sin una parte significativa de ese negocio. Por eso es importante que las empresas conozcan las nuevas herramientas que les ofrece esta transformación digital y se preparen para ella.

“Se van a quedar sin una parte significativa de ese negocio si no se digitalizan”

Es necesario concienciar en todos los sectores industriales y empresariales de la necesidad de formar no solo a los empleados, sino también a los directivos en las capacidades y posibilidades de la transformación digital.

La segunda parte, y también relacionada con la formación, es la gestión del talento. En España tenemos muchos y muy buenos ingenieros, pero faltan muchos profesionales en tecnológicas. Las matriculaciones en carreras STEM han bajado porque tenemos la sensación, y en cierto modo es verdad, de que son carreras muy difíciles. Nos estamos descapitalizando de ese talento en la parte tecnológica.

También hay que potenciar la proliferación de profesionales desde la perspectiva técnica, hablamos de Formación Profesional. Necesitamos profesionales técnicos cualificados, muy formados y cada vez es más complicado encontrarlos. Si a eso le sumamos las nuevas profesiones que vienen exclusivamente del mundo digital (las relacionadas con la inteligencia artificial como Big data o la ciberseguridad), esa brecha se va haciendo cada vez más grande. Por eso, las administraciones trabajan para intentar rellenar ese hueco con perfiles adecuados para dar respuesta a las nuevas necesidades de las empresas.

César Franco, en un momento de la entrevista

Estamos asistiendo a una escalada del precio de la electricidad y del gas. ¿Vamos ya caminando con paso seguro hacia un modelo?

Caminamos hacia la descarbonización. La electricidad está ahí de forma directa o indirecta. Es decir, cuando estamos hablando de hidrógeno, al final es una forma de acumular energía que en procesos industriales lo puedo utilizar de forma directa, pero en otros entornos como el de la automoción, ese hidrógeno lo utilizo para una pila de hidrógeno, para volver a convertirlo en electricidad, que es lo que le da en este caso el empuje a las ruedas, con lo cual la electricidad siempre va a estar ahí.

“Tenemos muchos y muy buenos ingenieros, pero faltan profesionales en tecnológicas”

En todo cambio de profundidad que sufre la sociedad hay altibajos y eso es lo que estamos sufriendo ahora mismo en esa transición. No es que vayamos a descartar la electricidad, sino que estamos justo en esas inestabilidades provocadas a veces por intentar influir en el sistema para forzarlo en la dirección que uno cree que es la adecuada. Entre otras cosas, por los altos precios del gas, que posiblemente lo seguiremos viendo durante lo que queda de año. Y no sé si decirte que hasta los próximos tres o seis meses del año que viene.

En cuanto a movilidad, estamos asistiendo a un boom del coche eléctrico e híbrido. En cambio el hidrógeno no avanza a la misma velocidad. ¿A qué se debe esta diferencia?

Se cuentan con los dedos de una mano las estaciones de hidrógeno operativas en España pero las empresas ya están empezando a hacer consorcios para desplegar redes.

El coche eléctrico va por delante porque de hecho la infraestructura de recarga es mucho más sencilla. Puedes tener un coche eléctrico tan pronto como tengas un enchufe. Las viviendas unifamiliares lo tienen más fácil que los garajes comunitarios. Y luego tenemos el problema de los coches que duermen en la calle. Necesitamos que los ayuntamientos apuesten por una solución de recarga.

"El coche eléctrico va por delante porque la infraestructura de recarga es más sencilla"

El coche de hidrógeno posiblemente vaya dos o tres años por detrás por esa falta de infraestructuras. La siguiente derivada que costará es la barrera del precio. A día de hoy, comprarse un coche eléctrico supone para muchas familias un desembolso que igual puede suponer un 30 o un 40 por ciento más que el mismo coche en formato vehículo de combustión. Hasta que no baje de precio, va a costar. Los precios de las baterías han disminuido de forma drástica en los últimos 10 años y ofrecen mayor autonomía.

¿Cómo son los hospitales del futuro que ayudáis a desarrollar?

En la medicina hospitalaria actual, el balance podríamos decir que igual es un 50 por ciento médico y un 50 por ciento de infraestructura. Estamos hablando de quirófanos, de herramientas de diagnóstico desde un TAC a cualquiera de los sistemas más avanzados de robótica como el Da Vinci... Y eso también son comunicaciones, es ingeniería. Los hospitales están cada día más tecnificados y eso obliga a tener personal sanitario e ingenieros. Y no solo para el mantenimiento, sino para que un quirófano esté en condiciones, por ejemplo.

También el despliegue de los nuevos hospitales durante la pandemia, tanto el hospital de Ifema como el desarrollo del hospital Isabel Zendal, son obras de ingeniería. Vamos a entornos donde los hospitales tienen que ser cada vez más centros muy flexibles porque igual te preparas para atender un determinado tipo de enfermedad pero dentro de un año o de diez las patologías son diferentes. Las infraestructuras, las máquinas de diagnóstico son distintas y el hospital tiene que estar preparado.

El Colegio de Ingenieros Industriales de Madrid (COIIM) acaba de estrenar sede en la calle Javier Ferrero, 10

Los antiguos hospitales, ¿están preparados para ofrecer esa versatilidad?

Muchos de los antiguos hospitales están sufriendo ahora grandísimos procesos de renovación para adecuarse a eso como el Gregorio Marañón, el 12 de octubre y también uno de los mayores proyectos en ingeniería hospitalaria en nuestro país: el nuevo Hospital de La Paz. En estos diseños se tiene en cuenta no solo con qué medios cuenta hoy en día un hospital, sino que se prevé cuáles pueden ser las necesidades hospital en los próximos 20 o 30 años.

La construcción sostenible, ¿es clave en los nuevos desarrollos?

En un edificio nueva construcción, si inviertes un poco más en la fabricación, en un buen aislamiento, al final te lo ahorras en la explotación del edificio, en el día a día del inquilino. Los edificios constituyen uno de los elementos por los que las ciudades consumen más energía.

“Un edificio nuevo sostenible puede convertirse en un generador de energía eléctrica”

En cuanto a los sistemas que se utilizan para este acondicionamiento, antes no preocupaba mucho la eficiencia, lo que interesaba era tener un elemento que diera calor. Ahora ya se construye con suelos radiantes, con aerotermia, con geotermia. Estos elementos nos permiten, junto con el aislamiento, reducir esa huella y el consumo energético. A eso hay que añadirle un edificio nuevo sostenible puede convertirse no solo en un consumidor, sino en un generador de energía eléctrica. Así que hablamos de una construcción más eficiente, más sostenible y, desde el punto de vista energético, mucho mejor, con mejores sistemas de climatización y adaptando todos los elementos y todas las infraestructuras del edificio para que tengan menor consumo.

Los nuevos desarrollos suponen una grandísima oportunidad de desplegar todos estos nuevos avances desde la perspectiva tecnológica, que pueden modificar la forma en la que nos relacionamos con nuestra ciudad. Se trata de facilitar y desarrollar el transporte urbano, la movilidad sostenible, la intermodalidad…

¿Qué son los semiconductores y qué supone para la industria la escasez actual de ellos?

El semiconductor es el elemento con el que se fabrican los chips o los microchips. La ciudadanía no es muy consciente de esta crisis aunque sí que se empieza a notar.

Esta crisis venía gestándose de hace algún tiempo y la pandemia ha acelerado porque ha generado muchísimos más desajustes entre la oferta y la demanda. Vivimos en un mundo cada vez más tecnificado.

Teníamos un pequeño desajuste entre oferta y demanda. Montar una fábrica de microchips puede suponer dos años e inversiones de veinte mil millones por fábrica. Eso ya se estaba empezando a movilizar. Llegó la pandemia y nos quedamos en casa y se paró el consumo en determinados sectores como el de la automoción. En cambio, en otras industrias se multiplicó la demanda (cámaras fotográficas, ordenadores, tablets…). Como sabían que en ciertos sectores no les iban a encargar pedidos, se pusieron a fabricar para otros y cuando se reactivó el de la automoción se encontraron con sus proveedores habituales estaban fabricando para este otro tipo de cosas. Compraron todos los que pudieron y el problema se fue agravando.

Si a esto le sumamos tensiones geopolíticas, como cuando se produjo el veto a China, que lo que ocurrió es que China decidió entonces acumular y comprar todo lo que pudiera antes de quedarse sin nada, al final se hizo una pelota que cada vez más grande. Además la pandemia ha obligado a cerrar determinadas fábricas de microchips y el resultado global es que tenemos una demanda disparada y una oferta que incluso se ha visto mermada.

Dicen los expertos que la crisis de los semiconductores se estabilizará a mediados de 2022 y que en 2023 habrá un exceso de oferta. ¿Lo comparte?

Eso es en principio lo que están diciendo algunos de los grandes actores del sector. Según se detectó el problema, los grandes actores del sector movilizaron inversiones y todas esas fábricas se pondrán en funcionamiento a finales de 2022, principios de 2023. Puede ocurrir que en 2023 igual tengamos un pequeño exceso de capacidad pero no me preocupa porque vamos a un mundo cada vez más tecnificado.

"Los hospitales están cada día más tecnificados y eso obliga a tener sanitarios e ingenieros"

¿Qué vais a hacer como colegio profesional para atraer a los más jóvenes?

Los principales deberes que tenemos que hacer no nosotros, sino todos los colegios profesionales de España, es comunicar a la sociedad y a los futuros ingenieros tanto la belleza de la profesión como los servicios que pueden encontrar en un colegio profesional.

Puede que un ingeniero recién titulado no tiene ningún problema a la hora de encontrar trabajo porque la demanda de profesionales técnicos es muy alta. Pero en su vida profesional, y estamos hablando un recorrido de 40 años, igual en el segundo cambio de trabajo, no, pero en el tercero necesite acudir a una entidad como un colegio profesional para recibir formación.

También hay que tener en cuenta otros aspectos importantes como el networking, que es uno de los aspectos que estamos potenciando. Así fomentamos la forma de relacionarse con otros compañeros de profesión que trabajan en su mismo. Eso lo logramos mediante la organización de eventos y acciones atractivas.

Es decir, si resulta que te interesa el hidrógeno y en eventos de tu colegio profesional están los primeros espadas, igual te animas a acercarte para aprender. Y si de paso, puedes conocer a compañeros que estén trabajando en ese sector. El objetivo es que colegios profesionales terminen convirtiéndose en punto de encuentro entre los profesionales de un sector.

Tenemos retos muy importantes por delante. Vamos a vivir problemas relevantes derivados de la pandemia, de la crisis económica, de la energía, problemas sanitarios... Pero estos períodos de crisis, con lo duros que son, al final generan cambios muy profundos y oportunidades que, si somos capaces de aprovechar, y nos vamos al ejemplo de los fondos de recuperación, pueden ser oportunidades para que dentro de diez años podamos mirar hacia atrás y decir: “¡Qué país hemos hecho!”.

¿Cuál es el esfuerzo que hacéis como colegio profesional por la formación?

La formación de base que te da la universidad, en el caso formaciones técnicas, necesita ser completada. Y es ese plus de formación el que ofrecemos en sectores como el hidrógeno, la seguridad industrial o en otros aspectos como la aplicación de técnicas de inteligencia artificial a datos en la operativa de una planta industrial.

Hay muchos perfiles que deben reciclarse y para eso estamos los colegios profesionales, con formación a medida específica en estos. Nosotros, por ejemplo, estamos trabajando en dos áreas que queremos sacar dentro de poco y una de ellas es el hidrógeno. También tendremos a principios de octubre una jornada aquí en el colegio sobre computación cuántica y eso es lo que de alguna forma este colegio profesional, pero también otros muchos colegios y distintas asociaciones, incluso empresariales, es lo que tienen que potenciar.

Acaban de estrenar nueva sede. ¿Por qué necesitaban un cambio?

Los colegios profesionales necesitamos acercarnos cada vez más a las nuevas generaciones de ingenieros. Están acostumbrados a vivir y a trabajar de una forma diferente en unos espacios más multifuncionales.

Se trata de que tanto ellos como las empresas estén más confortables y por eso nos hemos venido a un edificio de estas características, que fue renovado en 2019 y ha sufrido una fuerte renovación precisamente para plantearlo desde cero como el entorno de coworking que es.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios