www.madridiario.es
El cementerio británico de Carabanchel
Ampliar
(Foto: Antonio Castro)

El cementerio británico de Carabanchel

Un cementerio británico en Madrid

jueves 02 de julio de 2020, 16:46h

A pocos metros de la importante avenida del General Ricardos se encuentra el pequeño cementerio británico de Carabanchel, un remanso de paz que encierra una historia interesante. Se accede por la calle Comandante Fontanes, 7. Está rodeado de viviendas y una de las calles que lo limita, como no podía ser menos, es la de Inglaterra. Tanto en esta como en la vecina de Irlanda consiguen mantenerse habitadas una serie de casitas bajas, representativas de las viviendas populares del siglo pasado.

El primer enterramiento en este cementerio del que se tiene noticia se produjo en febrero de 1854. Esta necrópolis en miniatura, apenas una hectárea de superficie, se hizo necesaria para enterrar a los extranjeros que no profesaban la religión católica. En su relación de enterramientos figuran personas de cuarenta y tres nacionalidades. Judíos, protestantes, luteranos, ortodoxos… distintas confesiones que se ven reflejadas en las lápidas.

A la entrada del recinto se puede ver la lápida que señalaba la tumba de Charles Clifford, uno de los pioneros de la fotografía en España y que falleció en Madrid en el año 1863. Se desconoce donde estaba exactamente su enterramiento.

Entre las tumbas llama la atención la de William Parish, yerno del fundador del circo Price y heredero del mismo. Falleció en Madrid el año 1917.

Quizá el monumento funerario más ostentoso, por su tamaño y construcción, sea el de la familia Bauer, dinastía de banqueros y empresarios, con gran influencia política y económica durante el reinado de Alfonso XIII. Los Bauer adquirieron la finca de El Capricho y tuvieron otros palacios en el centro de Madrid. El desplome bursátil de 1929 acabó con su poder.

Entre otros apellidos conocidos que se ven en las sepulturas están el de Loewe y el Lhardy. Las más abundantes son las de diplomáticos e ingenieros que, en el siglo XIX, vinieron a España a trabajar en obras públicas.

Aunque su aspecto decadente nos puede hacer pensar que ya no se producen inhumaciones aquí, no es cierto. No hay muchas, evidentemente, pero, antes de la pandemia, se registraban uno o dos entierros al año. La superficie del recinto tampoco da para más.

Actualmente existe la Fundación de Cementerios Británicos en España encargada de la conservación de estos recintos que son propiedad de la Corona británica. La fundación nació en 2017 y a ella están acogidos, además del madrileño, cementerio similares de Águilas, Bilbao o Valencia.

Este cementerio solamente puede visitarse los martes, jueves y sábados de 10.30h a 13.30h. En circunstancias normales se pueden organizar también visitas guiadas que, de momento, están suspendidas. En ellas se hace un repaso de la historia partiendo de los apellidos y familias de este cementerio. Más información: https://britishcemeteriesspain.org/foundation/
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios