www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

11-S: Los cuatro vuelos que cambiaron el mundo
(Foto: Pixbay)

11-S: Los cuatro vuelos que cambiaron el mundo

miércoles 11 de septiembre de 2019, 12:32h

08:00 de la mañana de un martes de septiembre de 2001. Nueva York amanece una mañana más. El transporte público está abarrotado. Miles de personas acuden a su puesto de trabajo. Miradas que se pierden, camisas desabrochadas, niños que llegan tarde al colegio. Centenares de vidas se cruzaban entre sí sin saber que a partir de aquel día, les iba a unir el peor suceso de la historia de la era moderna: cuatro aviones secuestrados harían estallar el horror acabando con la vida de al menos 2.996 personas e hiriendo a más de 6.000 al impactar contra icónicos edificios de los Estados Unidos.

El primer choque, contra la histórica Torre Norte de las Torres Gemelas ubicada en Manhattan (Nueva York) y del que nadie estaba preparado, ni siquiera las 92 personas secuestradas que iban a bordo, se registró a las 08:47 horas de la mañana. El Boeing salió de Boston con dirección a Los Ángeles a las 07:59 y apenas 15 minutos uno de los terroristas que perpetraron el terror en el mundo, había conseguido tomar el control de la nave. Volaba a 708 kilómetros por hora cuando se incrustó, literalmente, entre la planta 93 y 99 de la famosa Torre. Según la Comisión del 11-S: 1.642 personas perdieron la vida en el edificio.

Las primeras pesquisas apuntaban a un posible accidente. La idea de que hubiese sido un atentado resultaba tan espantosa que nadie podía creerlo. El mundo estaba cambiando ante la mirada de las miles de personas que escuchaban la radio y veían por televisión unas imágenes que sí: superaban a la ficción. El terror se hacía palpable en las casas y sobre todo el miedo a no saber lo que estaba pasando exactamente. Nada hacía presagiar que aquello no había hecho más que empezar.

Eran las 09:03 de la mañana cuando el segundo avión secuestrado, con 65 personas a bordo y ante la mirada atónita de miles de personas que aún se recuperaban del primer impacto, chocaba contra la Torre Sur de las Torre Gemelas. La silueta que marcaba el skyline de Nueva York, desaparecería para siempre. El avión, un Boeing 767, salió de Boston a las 07:59 y pocos minutos después fue secuestrado por varios terroristas que, armados con cuchillos y gases pimienta, según indica BBC, se hicieron con el control del avión irrumpiendo en la cabina. De las 8.600 personas que se estimaba que ocupaban el edificio contra el que chocaría, 600 de ellas murieron. El avión impactó contra el piso 81, abriendo un boquete entre los pisos 77 y 85. Algunos que estaban en los pisos superiores pudieron escaparse bajando por la única escalera que no había sido destruida.

Tercer impacto. American Airlines Vuelo 77. El terremoto al centro neurálgico de los Estados Unidos aún no había acabado. Eran las 09:38 de la mañana. El humo rodeaba la ciudad de Nueva York. Miles de personas luchaban por su vida después de los minutos más largos de la historia. Bomberos, ambulancias, policías. Imágenes que llegaban a cuenta gotas del horror que se podía respirar. Supervivientes aseguran, 18 años después, que el olor que allí se respiraba es imborrable. Cuando aún tambaleaban cientos de vidas, otro avión secuestrado que salió del aeropuerto Dulles de Washington a las 08:20 con destino a Los Ángeles, se estrellaba contra el Pentágono volando a 850 kilómetros por hora. Todos los 64 abordo murieron, incluyendo seis miembros de la tripulación. En tierra,125 militares y personal civil también perdían la vida.
Cuarto y último impacto. United Airlines Vuelo 93. En esta ocasión, se estrelló pasadas las 10 de la mañana de aquel fatídico 11-S. El Boeing 757 salió a las 08:42 de Newark, Nueva Jersey, con destino a San Francisco. El objetivo prinicpal de los terroristas eran Washington, pero se vieron obligados a cambiar de rumbo debido a la que la hipótesis de un posible atentado contra los Estados Unidos corrió como la pólvora por los aeropuertos y fueron los propios pasajeros los que intentaron parar el ataque dentro del avión. Aun así, no fue suficiente. A las 10:02 chocó contra un campo en Shanksville, Pennsylvania, matando a todos los 44 abordo, incluyendo siete miembros de la tripulación.

Hoy, 18 años después, se sigue sintiendo el mismo pellizco al ver esta fecha en el calendario. Son cientos los homenajes, flores, fotografías y recuerdos que a lo largo de estas casi dos décadas se han ido recordando. El mundo cambió. La aviación cambió. Las medidas de seguridad en el mundo tal y como lo conocíamos cambiaron. Todo para evitar lo que fue posiblemente: una de las peores masacres de la era moderna.

En la actualidad, en el mismo lugar donde impactaron los aviones en el centro de Manhattan provocando su derrumbe y absoluta demolición, se encuentra el Museo del 11-S, creado para preservar la historia y para homenajear a las víctimas de los dos atentados sufridos en el World Trade Center a lo largo de su historia. En él se puede encontrar una colección formada por más de 10.000 objetos, testimonios de supervivientes, fotografías, objetos de las víctimas, obras de arte construidas en conmemoración, material recuperado de los escombros, columnas de las Torres Gemelas, audiovisuales de los terroristas... la lista es interminable.

Entre los objetos más impactantes de la inmensa exposición del museo se incluyen objetos recuperados de entre los escombros de las Torres Gemelas (incluyendo los primeros vehículos en llegar, como un camión de bomberos) y vídeos de los controles de seguridad de los distintos aeropuertos cuando accedieron los terroristas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.