www.madridiario.es
Terrenos del desarrollo urbanístico de La Finca. Imagen desde Metro Ligero. En primer plano, los límites del Retamares entre alambradas. Los edificios del fondo, levantados en fecha reciente a lo largo de la Vereda de la Carrera.
Terrenos del desarrollo urbanístico de La Finca. Imagen desde Metro Ligero. En primer plano, los límites del Retamares entre alambradas. Los edificios del fondo, levantados en fecha reciente a lo largo de la Vereda de la Carrera. (Foto: Mesa del Árbol de Carabanchel)

El Arroyo Retamares, amenazado por la "especulación urbanística" y testigo de numerosas "irregularidades"

domingo 16 de mayo de 2021, 08:51h

El entorno de los arroyos Retamares y Meaques lleva tiempo amenazado por diferentes actuaciones que, poco a poco, se llevan por delante estas zonas naturales. Ya en diciembre de 2020, Madridiario recogió una denuncia de varios grupos ecologistas sobre la celebración de un rally en este lugar.

Ahora, la Mesa del Árbol de Carabanchel evidencia que en el Arroyo Retamares –que discurre paralelo a la autovía M-511 desde su inicio a la altura de la M-40, para desembocar en el Arroyo Meaques poco antes de llegar a la Casa de Campo– se está favoreciendo la especulación urbanística en detrimento del cuidado de este espacio de gran valor medio ambiental.

“El urbanismo desaforado y el maltrato a los cursos fluviales en general en toda la región madrileña describen una página más de una gestión del territorio devoradora de espacios y recursos naturales. En el Arroyo Retamares tenemos una página en vivo de este destrozo del medio natural”, apuntan.

Este arroyo discurre por varios municipios y terrenos, entre los que se encuentran muchos de titularidad privada y otros, propiedad del Ministerio de Defensa. “Por fortuna, no se aprecian daños mayores en la orografía del terreno de Defensa, su situación no es comparable con el desastre que vemos bajando hacia la Casa de Campo”, señalan desde la Mesa del Árbol de Carabanchel.

Terrenos de Defensa, donde la orografía y la vegetación se muestran en buen estado. (Foto: Mesa del Árbol de Carabanchel)

Según la Mesa, detrás de ello se encuentran la empresa La Finca y el Ayuntamiento de Pozuelo. “El urbanismo en Pozuelo choca con la gestión adecuada del territorio y los recursos naturales son las víctimas de estas actuaciones. Por lo visto, Pozuelo de Alarcón es responsable de la situación de muchos de los casos que afectan de una manera o de otra a la Casa de Campo”, sentencian desde la Mesa.

Nuevas viviendas y un campo de golf

“En los últimos cinco años hemos visto muchas grúas que han levantado numerosas viviendas. Su actividad constructora continúa en estas fechas en el amplio vial que ha surgido al hilo de la vía pecuaria Camino de la Carrera”, informan.

“La expansión urbanística de la empresa La Finca, suponía dar un salto urbanizador desde la zona matriz, al norte de la Vereda, para iniciar otro desarrollo con cientos de viviendas y la ampliación del antiguo campo de golf de Somosaguas. Hemos visto en estos últimos años como se construía un vial en toda regla, con cuatro carriles, en paralelo a la Vereda, para el tráfico que comunica la M-502 y la M-40”, destacan.

Tras una visita a la zona, pudieron comprobar que se respetó con estas obras el espacio físico de la vía pecuaria, aunque lamentan que esta haya “perdido su cualidad y calidad de terreno virgen para convertirse en ‘naturaleza urbanizada’ con cruces de viales y la parafernalia de señales y carteles que demanda la presencia de coches”.

“Como tal camino ganadero era de suelo terrizo, donde, como es habitual, se habían vertido gran cantidad de escombros desde tiempo inmemorial, estos procedían de los desarrollos urbanísticos de Pozuelo. Es el destino elegido, desgraciadamente, para los escombros, como en otros espacios públicos”, agregan.

Ocupación de Dominio Público Hidráulico y Zona de Servidumbre

Otras irregularidades que han podido observar desde la Mesa del Árbol de Carabanchel tienen que ver la ocupación de la Zona de Servidumbre y vertidos de tierras en el margen izquierdo del arroyo, lo que provoca turbidez en las aguas que llegan hasta el lago de la Casa de Campo. Asimismo, ha desaparecido la vegetación de ribera en esta parte por la acumulación de tierras derivadas de la instalación del campo de golf.

“Más adelante el Arroyo Retamares se le hace pasar en forma de alcantarilla ramplona, bajo la autovía M-502 Carabanchel-Aravaca, devaluando el carácter de este recurso natural. El Retamares se convierte en un estorbo en lugar de un recurso valioso”, comentan.

Por otro lado, inciden en que se está violando el derecho de los ciudadanos a lo largo de la mayor parte del curso del Arroyo Retamares, de pasear por sus márgenes.

“Entramos en la polémica permanente relacionada con el acceso y uso de los espacios públicos, en este caso de los cauces fluviales. La Ley de Aguas señala el ámbito y competencia de la Administración en los mismos. Define el Dominio Público Hidráulico y la Zona de Servidumbre. Esta última señala que «el tránsito por ambas márgenes de todo cauce fluvial es un derecho permanente y universal para la ciudadanía»”, y de nuevo nos encontramos con la violación de este derecho”, explican.

“El tránsito por la Zona de Servidumbre es imposible desde la cabecera de este arroyo hasta llegar a la zona urbanizada. Se produce una evidente transgresión de la normativa legal. Puede entenderse la limitación de tránsito por las instalaciones militares, pero no es de recibo que esté limitado, prohibido, el tránsito por todo el recorrido del Arroyo Retamares”, critican.

Tanto el margen derecho como el izquierdo se encuentran cercados por una alambrada, pero se distinguen el uno del otro por el nivel de conservación de la vegetación. En el margen derecho se puede observar el bosque de ribera con diferentes especies arbóreas –sauces, chopos, juncales, rosales silvestres, zarzas, entre otros–, mientras que el izquierdo se encuentra lleno de taludes artificiales con cárcavas que provocan la caída de tierra al agua.

“Tras recorrer estos tramos del Arroyo Retamares se puede decir que se repite el mismo proceso de aniquilación que ya han sufrido otros arroyos en Pozuelo vecinos a este”, concluyen desde la Mesa del Árbol de Carabanchel.

Fuentes del Gobierno municipal de Pozuelo de Alarcón señalan a Madridiario que estas obras corresponden con el desarrollo urbano ‘Casablanca’, que fue aprobado en marzo de 2011 y “cuenta los informes preceptivos establecidos por la legislación, entre otros, el Informe favorable de Evaluación Ambiental de la Dirección General de Evaluación Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid con fecha 7 de julio de 2010”.

“En cuanto a las cuestiones relativas a la Confederación Hidrográfica del Tajo, tanto el citado Plan Parcial del Sector como el Proyecto de Urbanización han sido sometidos a su consideración, emitiendo esa Confederación los correspondientes informes en fechas 22-05-2009 y 10-11-2014, respectivamente”, añaden.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios