www.madridiario.es
Pablo Casado y Alfonso Fernández Mañueco durante la noche electoral en Castilla y León
Ampliar
Pablo Casado y Alfonso Fernández Mañueco durante la noche electoral en Castilla y León (Foto: PP)

Análisis en clave nacional de las elecciones de Castilla y León: el PP tiene un problema con Vox

lunes 14 de febrero de 2022, 08:56h

Los resultados son los que son en las elecciones de Castilla y León, pero realmente los números para los principales partidos se pueden analizar en clave nacional. La trascendencia será enorme.

PP

Mañueco ha ganado, que ya es un avance respecto a los comicios autonómicos de 2019, cuando el PSOE se impuso en las urnas. Pero la victoria sabe a poco porque igualmente estará maniatado para gobernar. Antes dependia de Ciudadanos en gran medida y ahora lo hará de Vox, que ha obtenido incluso un escaño más de los que tenían antes los naranjas: 12-13.

Además, en clave nacional, el PP tiene un problema con Vox. Si bien se ha quitado de en medio a los liberales naranjas como partido influyente en los espacios parlamentarios y ejecutivos, ahora ve cómo Vox no flojea en estos años y que avanza continuamente. Eso le obliga a radicalizar su discurso hacia la derecha más conservadora, lo que incomoda a algunos de sus dirigentes regionales y nacionales. Que Pablo Casado no está cómodo con Santiago Abascal susurrando órdenes para mantener el poder en algunos gobiernos es un serio aviso para las próximas elecciones generales. El PP puede ganar, sí, pero tendrá a Vox como socio necesario para que Casado duerma en la Moncloa. ¿Lo hará plácidamente?

PSOE

Los socialistas tampoco tienen nada que celebrar. Van perdiendo la fuerza que en 2019 demostraron tanto en elecciones autonómicas como municipales y generales. Apenas podrá sostener gobiernos regionales en 2023 y se espera que suceda lo mismo con el Gobierno de la nación.

Su discurso no ha gustado y también parece adolecer de líderes con carisma para aglutinar el voto, algo que sí tiene en autonomías como Castilla-La Mancha o Comunidad Valenciana, Extremadura... Pedro Sánchez tiene mucho que temer tras esta segunda derrota en las urnas después de los éxitos pasados. Madrid fue el primer toque, y ahora llega un segundo igualmente serio.

Vox

Los de Abascal están de fiesta. Crecen en cada convocatoria en las urnas, ya sea en generales, regionales o municipales. No se sabe aún si tiene techo y cuál será. Quizás no sean nunca el partido más votado, pero sí determinante para sostener o quitar gobiernos allá donde se presenten.

Ahora exigen en Castilla y León una vicepresidencia y entrar en el Gobierno regional, algo que no exigieron en Madrid, por ejemplo. Es un primer aviso de lo que vendrá tras las generales, ya lo ha dicho claramente Abascal.

Unidas Podemos

Otros que deben encender todas las alarmas. Sucede lo contrario a que a Vox: en cada convocatoria en las urnas van perdiendo fuerza. En Castilla y León pasan de 2 a 1, casi desapareciendo. Parece claro que no son una alternativa firme para la izquierda y que la ilusión que despertaron en 2014-2015 ya es cosa del pasado.

Ciudadanos

¿Alguien dudaba de este resultado? Salvan los muebles con un procurador, que servirá para financiar el principio del fin... o casi el fin. Ya han desaparecido en Madrid y se espera que en las generales obtengan como mucho 1-4 escaños, en el mejor de los casos. La alternativa del centro-derecha ha desaparecido, como lo hizo Albert Rivera, su impulsor. Inés Arrimadas ha querido salvar los muebles en estos últimos años pero es evidente que no ha logrado su objetivo. Si fueran un equipo de fútbol diríamos que son carne de descenso a segunda para casi desaparecer como formación política. Le hicieron la jugada a UPyD y al final les ha terminado ocurriendo lo mismo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
7 comentarios