www.madridiario.es
Alquilar o comprar una impresora para la oficina, ¿qué es más recomendable?
Ampliar

Alquilar o comprar una impresora para la oficina, ¿qué es más recomendable?

lunes 24 de agosto de 2020, 17:44h

La impresora es uno de los aparatos esenciales que no puede faltar en ninguna oficina, por lo que es fundamental contar con una o varias para poder desarrollar el trabajo de la manera más correcta. Para ello existen varias vías en la actualidad con el fin de poder adquirir una y así contar con los mejores recursos.

Desde hace mucho tiempo, las impresoras se han convertido en una herramienta fundamental para cualquier oficina, debido a todas las funcionalidades que presentan, y que favorece poder desarrollar el trabajo de una manera más rápida y efectiva. Por estos motivos, en cualquier oficina se debe tener una impresora, para poder ofrecer excelentes recursos a los trabajadores.

Aunque el formato habitual para contar con una impresora en la oficina siempre ha sido la compra, lo cierto es que en la actualidad se puede acudir a algunas empresas de alquiler, tanto de impresoras como de fotocopiadoras. Una empresa especializada en el renting de impresoras ofrece la posibilidad de contar con los mejores aparatos a un precio excelente, para así poder disfrutar de todas las ventajas que esto conlleva.

Hay que tener en cuenta que decantarse por el renting puede llegar a ser muy beneficioso en las oficinas, puesto que gracias a este servicio que ofrecen este tipo de empresas especializadas, las entidades que lo contratan tienen garantizado poder contar con impresoras último modelo, con todas las funcionalidades y prestaciones, y además, con la seguridad de tener a su disposición un servicio de mantenimiento para poder trabajar con la impresora elegida en las condiciones más óptimas.

¿Por qué elegir el renting?

En la actualidad, las empresas que necesitan impresoras en la oficina, cada vez con más frecuencia, se están decantando por el formato renting para adquirirlas. Entre otras cosas, porque conlleva poder disfrutar de un gran número de ventajas, siendo una de las más destacadas, el ahorro.

Esto es así, porque a diferencia de la compra de una impresora, en el caso del renting, la inversión puede ser mucho menor, a lo que se suma que por un módico precio, se puede disfrutar de los últimos dispositivos disponibles en el mercado, con las más avanzadas tecnologías.

Hay que mencionar también que el servicio de renting permite realizar un contrato por el tiempo que se necesite, de esta manera se puede adquirir una impresora por un periodo corto o incluso por una larga duración. Además, se puede escoger entre los diferentes modelos que ofrezca la empresa en su catálogo, todo con el objetivo de poder cubrir las necesidades de cada cliente en todo momento.

No se puede olvidar comentar que el servicio de renting presenta otra gran ventaja, y es que al alquilar las impresoras por el tiempo que sea necesario, no existe ningún tipo de compromiso para que, en el futuro, haya que terminar comprando las mismas.

Y finalmente, otra ventaja es que, si se alquila una impresora, la empresa tendrá también mantenimiento, para que los técnicos puedan arreglar los problemas que vayan surgiendo y así poder disfrutar de la impresora elegida en el mejor estado.

¿El renting es mejor que la compra?

La elección de adquirir una impresora, ya sea a través del servicio de renting o bien al comprar la misma, va a ser únicamente del responsable de la empresa. No obstante, como ya se ha mencionado, el renting es una opción que está adoptando cada vez mayor protagonismo, aunque es cierto que todavía hay empresas que se decantan por la compra, ya que quieren tener sus propios aparatos.

En cualquier caso, hay que decir que la compra de una impresora va a ser una inversión mucho más costosa. Además, al ser propia, el mantenimiento también dependerá de la propia empresa, por lo que en el caso de presentar problemas, habrá que asumir los gastos de los técnicos de reparación.

De igual modo, es importante mencionar que todo el equipamiento necesario para la impresora, también correrá a cargo de la empresa, y además, en el caso de que la impresora se haya quedado anticuada, habrá que comprar otra y se tendrá que realizar el mismo procedimiento de nuevo.