www.madridiario.es
Tratamiento de ácido hialurónico  en la piel
Ampliar
Tratamiento de ácido hialurónico en la piel

Ácido hialurónico: ¿elimina las arrugas provocadas por el uso de la mascarilla?

Por MDO
domingo 14 de noviembre de 2021, 09:00h

La mascarilla es el accesorio más utilizado y continuará siéndolo durante muchos meses más. Protegen contra el contagio del coronavirus pero también pasan factura a la piel. Su uso continuado produce sequedad y falta de oxigenación en la dermis y también en la zona de los labios perdiendo la capa de grasa y empeorando el estado de la piel. Con el paso del tiempo, llevar mascarilla obliga a gesticular más empeorando las arrugas. La piel se contrae y el peso recae sobre los párpados, las cejas y el contorno de ojos.

La llegada del otoño es un buen momento para recuperar la piel de los excesos del verano y así quedarse preparada para las bajas temperaturas del invierno. Entre esos cuidados, que también ayudarán a matizar las posibles arrugas generadas por el uso de las mascarillas, figura el ácido hialurónico. Un aliado para la piel que contribuirá a que permanezca más hidratada. "Se trata de un polisacárido que se encuentra de forma natural en el cuerpo y se concentra en las capas de la piel generando elasticidad", explica Carmen Álvarez. La pérdida de hidratación en la dermis se produce como consecuencia del paso del tiempo y de la edad. "Se degrada una parte cada día y con el envejecimiento, se pierde elasticidad y firmeza volviéndose la piel cada vez más flácida y provocando la aparición de arrugas", detalla la profesional estética.

Al frente de su propia clínica de Medicina Estética, Carmen Álvarez se ha convertido en un referente en todo lo que tenga que ver con la salud de la piel. Dedicada en cuerpo y alma a la profesión, esta profesional, licenciada en Medicina y Cirugía en 1992 por la Universidad de Zaragoza, valora y estudia cada caso y cada paciente para prescribir y actuar con conciencia. Uno de los tratamientos que demandan sus pacientes tiene que ver con el uso del ácido hialurónico en sus diversas aplicaciones.

Desde mediados de los años 90 del siglo pasado, el uso cosmético de este ácido se ha ido generalizando. Al tener una gran capacidad para retener el agua, se han desarrollado técnicas para hidratar los tejidos del rostro. Al principio se aplica mediante inyecciones en clínicas de estética. Hoy, la industria cosmética también ha creado cremas que lo incluyen como ingrediente, capaces de llegar a las capas profundas de la piel, rellenando las arrugas y matizando sus efectos.



Otro de los usos cosméticos es en el cabello. Con ácido hialurónico se puede dotar de más brillo a la raíz, de una forma natural. Unido a otros compuestos, también ayuda a que el cabello alisado dure más tiempo en ese estado, sin perder hidratación.

Los efectos dependen en gran medida de cuál es la forma de aplicación. Inyectado es mucho más eficaz, aunque evidentemente hay quien prefiere esperar un poco de tiempo y no tener que pasar por este trauma. Los efectos que tienen algunas cremas a medio y largo plazo son igual de efectivos.

El uso como producto de belleza es posiblemente el más conocido, ya que existen todo tipo de compuestos que lo incluyen en su formulación. Desde cremas antiedad hasta champús, pasando por sérums y cápsulas, que se usan como suplementos nutritivos.

La piel es una barrera protectora que nos protege de infecciones y virus y el roce por las mascarillas provoca diferentes lesiones: "Irritaciones, acné, rosáceas, edemas y bolsas en los ojos. Incluso, por la presión constante, puede provocar arrugas en los pliegues".

"Las características del ácido son cohesividad -capacidad de una molécula de permanecer junto a otra-, elasticidad - tras la aplicación en una zona vuelve a su posición original sin sufrir deformación- y las diferentes densidades", detalla Álvarez.

Otros usos

Existen una gran cantidad de campos en los que se está probando el ácido hilaurónico. Por ejemplo, en operaciones de cataratas parece ser que hay una interesante mejora cuando se inyecta el ácido durante la intervención, al igual que en tratamientos contra la degeneración macular. También se recomienda cuando el tejido conjuntivo del ojo se inflama, la conocida conjuntivitis. "En gotas oculares para el tratamiento del ojo seco", otra de las dolencias para las que se recomienda su uso.

"En ginecología para el tratamiento de la sequedad vaginal", subraya la especialista. "En realidad, todas sus aplicaciones se encaminan a la hidratación de la zona a tratar". Incluso, como calmante en caso de las úlceras en la boca, aunque no existen pruebas que lo demuestren,

Recientemente se ha empezado a probar esta sustancia para tratar problemas óseos, como la artrosis de rodilla. En este caso se suelen seguir usando las inyecciones, de modo que es un tratamiento que requiere de varias sesiones. Comparado con otros, los efectos calmantes del dolor son algo más lentos, pero tienen una duración más larga. Tras la aplicación, un paciente puede estar sin necesidad de nuevas soluciones incluso más de un año. Además, el efecto lubricante que aporta a los huesos ayuda a mejorar la movilidad que se ha perdido por causa de la enfermedad.

Aunque se trate de un producto que se encuentra presente en nuestro organismo, puede presentar diferentes reacciones, más frecuentes en: personas con enfermedades autoinmunes o con quimioterapia y cuando hay otros productos permanentes en la misma zona. No debe utilizarse durante el embarazo o en periodo de lactancia y tampoco en pacientes con cicatrices hipertróficas y queloides o trastornos de coagulación: "Pueden aparecer algunos efectos secundarios que se revierten en poco tiempo, como reacción inflamatoria, enrojecimiento y hematoma. También pueden surgir nódulos palpables pero se tratan con antibiótico". Todas estas reacciones, asegura la doctora, desaparecen en unos días después de la aplicación.

"El efecto secundario más temido es el de la necrosis cutánea. Ocurre por una mala praxis al inyectar de manera intrarterial o por compresión vascular al haber colocado más cantidad de producto en zonas donde se puede originar esa compresión vascular y no deja transcurrir el riego como debería pasar por esas zonas". Si ocurriese este efecto, se debe llamar al médico porque "las primeras horas son cruciales".

Por este motivo y para evitar "sustos", el ácido hialurónico debe ser infiltrado por un médico y en un establecimiento que cuente con los recursos humanos, medios técnicos y materiales que permitan hacer frente a sus posibles efectos adversos, aparte de que el centro cuente con licencia para la realización de medicina estética. Requisitos imprescindibles para poder disfrutar de los beneficios de este producto. "Lo recomendaría para todo el mundo, tanto para la prevención de arrugas como para tener una piel más hidratada. Desde pacientes jóvenes a personas con una edad más madura que les ayude a corregir la flacidez", concluye la experta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios