www.madridiario.es

Desaprender para Aprender

miércoles 08 de abril de 2020, 09:15h

¡Otro día por delante! Y Mientras sumamos y restamos... ¡Vivimos!

En estos días me llama la atención una frase que oigo por todos lados, que la dice todo el mundo, que abre y cierra los informativos: Esta situación sacará lo mejor de nosotros mismos, lo mejor de cada uno. Y la verdad, es que no paro de pensar en ella, porque me suena a transformación, pero para conseguirlo, antes tendremos que mirar nuestro interior y quiero pensar que algo bueno tendremos cada uno... Porque si no ¿De dónde vamos a sacar lo mejor?

Y creo que se trata de eso, no tanto de transformar el mundo exterior, que ya hemos visto que por caprichos del destino o de un virus como este COVID 19 no está en nuestra mano, sino de transformar nuestro mundo interior. Analizarnos, darle una vuelta a nuestras vidas, sincerarnos con nosotros, que muchas veces somos los primeros a quienes pretendemos engañar. Y después de ese análisis, comenzar una nueva ruta. Y para ese cambio, para esa transformación, para ese sacar lo mejor de nosotros, será necesario desaprender, que no necesariamente destruir, sino evolucionar: Desaprender para Aprender.

Desaprender no es borrar nuestra mente sin más. Desaprender es romper esquemas que teníamos tan asumidos que ni siquiera nos planteábamos. Desaprender es ver que todo no está controlado. Desaprender es que no siempre lo que creíamos correcto lo es. Desaprender es que no siempre si quieres puedes, porque hay cosas que no están en tu mano. Desaprender es dejar a un lado la visión que teníamos de la vida, pero sin perder la perspectiva. Desaprender es aprender que nuestra vida no tiene un solo guión y que además puede tener un final abierto. Desaprender es abrir nuestra mente para Aprender que hay cosas, que por increíbles y extrañas que parezcan, pueden aparecer de repente y cambiar nuestra vida...

En estos días me acuerdo mucho de mi padre, que aunque nos dejó hace mucho tiempo no me suelta ni un solo día de su mano. El me escribió una carta (cuando aún se escribían cartas) en uno de esos momentos de turbulencias, de inseguridad, de no saber si estás tomando la decisión correcta...Las primeras palabras de esa carta eran ARRIBA LOS CORAZONES, así en mayúsculas. Me hablaba de oportunidades, de ilusión, de valorar y de valorarme, de descubrir el futuro, de no quedarme en una página de libro... sino de pasarla y continuar. Y por eso hoy más que nunca lo tengo tan presente. Porque en cierta medida creo que me hablaba de eso, de desaprender lo que conocía y que creía que iba a ser mi vida para permitirme aprender, descubrir, sin descuidar mis valores que son los que me permitirían enriquecerme constantemente.

Por eso cuando esto pase, que pasará... Recordaremos que hubo un virus que vino a rompernos los esquemas de nuestra controlada vida y que en ese momento nos descolocó y no éramos capaces de entender ni de saber si íbamos a ser capaces de continuar. Y no olvidaremos que todo el mucho repetía sin cesar que esto sacaría lo mejor de nosotros, sin ni siquiera saber qué era eso mejor... Pero que al pararnos y analizarnos y mirarnos en silencio, vimos que aunque realmente no sabíamos lo que vendría después, ese tiempo de incertidumbre nos dio una oportunidad de desaprender para permitirnos ser felices y estar atentos a los cambios y en ese desaprender aprendimos a vivir sin guión...

Esther Ruiz

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios