www.madridiario.es

La Santa Semana

domingo 05 de abril de 2020, 08:52h
Y seguimos pasando días y hojas del calendario y aunque no hayamos caído... ¡Estamos en Semana Santa! Domingo de Ramos.



Pero la noticia de este Domingo de Ramos no es la operación salida, ni las retenciones, ni las caravanas kilométricas, ni las vacaciones, ni las estaciones colapsadas, ni los aeropuertos, ni la gente abarrotando las playas, ni las casas rurales al 100% de ocupación, ni las plazas hoteleras, ni las estaciones de esquí, ni la procesión de las Palmas, ni la Borriquita... La noticia de hoy es que el estado de alarma se prorroga quince días más y nuestra ansiada Semana Santa por obra y gracia del COVID 19 se acaba de convertir en otra ¡“Santa Semana” en casa!



Y además, los niños empiezan las vacaciones y eso nos lo pone un poco más difícil, porque ya vamos agotando los recursos... Y también es verdad que nos van faltando las fuerzas, ya tenemos todo limpio, los armarios ordenados, los libros leídos, ya nos hemos dado el atracón de series y de películas, nos hemos convertido en maestros reposteros, hemos sacado el “cocinillas” que llevamos dentro. Nos van haciendo menos ilusión las quedadas y las videollamadas, cada vez es más difícil dar ánimos cuando llamamos a casa y sobre todo contener el “te echo de menos” para no llorar...



Y lo que antes veíamos como lo frecuente, lo habitual y no valorábamos ahora lo añoramos... Los planes de Semana Santa, la ilusión por hacer una escapada, planificarla, hacerla, recordarla. Estrenar el Domingo de Ramos, quedar con los amigos, reencontrarnos con la familia, volver al pueblo, las procesiones, el olor a incienso y a cera, el silencio. Los primeros rayos de sol (si el tiempo acompañaba), las torrijas, el potaje, el bacalao con tomate, los buñuelos de bacalao, la ensaladilla, las natillas, el arroz con leche, los pestiños, la rosca, las rosquillas, las flores, los huevos de pascua... Echamos de menos hasta las discusiones por las maletas y el ¿“Todo eso te vas a llevar para tres días”?

Y esa añoranza de lo nuestro, de lo diario es aún más intensa después de hoy, porque estamos inmersos en la incertidumbre, no se nos va de la cabeza la frase de “los sucesivos estados de alarma”... No queremos hacer cuentas de las semanas, pero es inevitable hacerlo y pensar cómo van a ser nuestros días, cómo van a ser los días que vendrán...



Por eso cuando esto pase, que pasará... ninguna Semana Santa volverá a ser igual, porque recordaremos que un virus que no conocía nuestras tradiciones nos la arrebató y justo en esos días se empeñó en asustarnos un poco más, con aún más incertidumbre y sin poner fecha a nuestra libertad. Pero nosotros no caímos en su trampa y en lugar de amedrentarnos, nos despertamos de un letargo en el que estábamos inmersos y en el que lo dábamos todo por hecho y es entonces cuando comenzamos a valorar lo extraordinariamente especial que es lo cotidiano...





Esther Ruiz
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios