www.madridiario.es
Juan José de Arteche
Ampliar
Juan José de Arteche (Foto: Antonio Castro)

Juan José de Arteche: pasión por el teatro

viernes 01 de mayo de 2020, 10:35h

El empresario y adaptador teatral ha fallecido a los 93 años. Adaptó más de doscientas cincuenta comedias.

Con 17 años Juan José de Arteche llegó a Madrid desde su Donostia natal. El padre, ante algunas veleidades místico-religiosas del único hijo, lo envió a la Capital para que viera las posibilidades y atractivos de la gran urbe. Y Juanjo se olvidó inmediatamente de las misiones, adentrándose en el mundo de las tiples y vicetiples. Hasta el punto de que, en 1946, escribió como “negro” un libreto de revista para Colsada, por el que cobró cinco mil pesetas. Pero los garbanzos aspiraba a ganarlos como abogado economista y diplomático. Efectivamente, toda su vida laboral ejerció el derecho en unos grandes laboratorios. La del teatro fue su otra actividad paralela, su auténtica pasión. Entretanto la dramática muerte de su padre le provocó un cambio radical en su forma de vida. Como me dijo el año 2008, en una agradable charla, su vida sufrió “la caída del caballo”, como San Pablo.

Adaptador y productor

En toda su existencia, Arteche tradujo o adaptó más de doscientas cincuenta comedias de los mejores autores del siglo XX: Camoletti, Simon, Shaffer, Slade, Woody Allen… Pero su entrada en la escena no pudo ser más desafortunada. El año 1961 Janos Vaszary y su esposa, Lilí Murati, le estrenaron en el viejo teatro Cómico la adaptación de El rincón tranquilo. Duró ocho días en cartel. Lejos de repudiarlo, los artistas volvieron a confiar en él para ¡Oh, mamá!, estrenada poco después con Lilí, Pedro Porcel y Emilio Gutiérrez Caba, en uno de sus primeros trabajos teatrales. Llegó el éxito y ya no se apeó de él.

A la vista de que todos ganaban dinero con el teatro, decidió Juan José meterse a coproductor de espectáculos, siendo el primero La sopera, un gran éxito de Gómez Bur. Era el año 1975 y, desde entonces, participó en numerosos montajes, muchos junto a Pedro Osinaga o Arturo Fernández.

El teatro Alcázar

El año 1982 el teatro Alcázar de Madrid estaba cerrado y en peligro de desaparición. Una sociedad, Altarca, asumió la empresa el otoño de ese año. Juan José Arteche era uno de los accionistas, como el empresario vasco Julián Vinuesa. Tras la muerte en accidente aéreo de este último, el año 1985, Arteche se convirtió en la cabeza visible del Alcázar. Allí estuvo hasta el año 2000, cuando decidió reducir su actividad laboral. En el teatro de Alcalá 20 tuvo, casi a la vez, el triunfo y el drama.

Triunfo y tragedia

Por la calle de Alcalá, una antología de la revista creada por Arteche y Montesinos, se estrenó en el Alcázar el 24 de septiembre de 1983. El éxito fue apoteósico. Las entradas se agotaban y se pagaban en la reventa hasta cinco mil pesetas por una butaca. Los 25 millones que costó la producción se amortizaban rápidamente pero entonces sobrevino la tragedia. La madrugada del 17 de diciembre de 1983 ardió la discoteca Alcalá, 20 en el sótano del edificio. El teatro no resultó afectado por la tragedia, en la que murieron 82 personas. Pero se decretó el cierre ante la desesperación de los productores. No obstante pudieron trasladarse al Calderón, donde se reprodujo el éxito. Arteche participaría después en otros espectáculos de este corte: Mamá quiero ser artista (1986); Antología del bolero (1994) y Estamos en el aire (1999).

No menos destacada fue su presencia en el teatro Fígaro durante la gestión de Ángel García Moreno. Desde 1986, y durante casi veinte años, estrenó como adaptador una quincena de títulos, algunos tan rentables como Perdidos en Yonkers (1992) y Segundos fuera (1994).

Juan José Arteche nació en San Sebastián el 1 de enero 1927 y ha fallecido en Madrid el 30 de abril de 2020.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios