www.madridiario.es
¿Quien debe realizar la declaración de la renta?
Ampliar
(Foto: BDI)

¿Quien debe realizar la declaración de la renta?

jueves 30 de abril de 2020, 17:05h
En medio del estado de alarma empezó la campaña de la renta de este año y en las primeras semanas, las citas presenciales estaban eliminadas para todas aquellas personas que prefieren hacerlo directamente con el apoyo de los técnicos de la Agencia Tributaria en la oficina que le corresponda.

Pero no todo el mundo quiere hacerlo personalmente. Cada vez más contribuyentes, en cambio, prefieren contratar una gestoría o plataforma online que se lo solucione, sobre todo si se tienen distintas propiedades, se es autónomo o empresario. En este sentido, el desarrollo y crecimiento de Internet ha favorecido la proliferación de actividades de este campo ya que se caracteriza por su agilidad en la recepción, ejecución e información, en muchos casos con sistemas totalmente automatizados que permiten recopilar los datos necesarios de manera muy sencilla.

En cualquier caso, es cierto que, aunque hace algunas décadas la declaración de la renta quitaba el sueño a muchas familias, desde que se puede hacer de forma telemática en la web de la Agencia Tributaria, muchas personas se han limitado a confirmar el borrador año tras años repasando solo el grueso de las casillas y cruzando los dedos para que todo estuviera correcto, saliera a devolver y poder olvidarse de todo hasta el año siguiente.

En ese sentido, y para evitar problemas por errores o despistes, se externaliza la gestión, con el objetivo de que sea una persona experta quien revise todo y se asegure de que todo está reflejado correctamente. Así, el contribuyente solo tiene que prestar cuidada atención en el envío de información necesaria para poder hacer el trámite y comunicar todo aquello que considere sobre lo que se debe tener conocimiento.

Pero antes, hay que retroceder un paso: ¿quién tiene la obligación de hacer la declaración de la renta?

Si se acude a las preguntas frecuentes de la Agencia Tributaria esta, a simple vista, se responde al revés, con un cuadro en el que se especifican las excepciones de quien puede no hacer la declaración, entendiendo que el resto común de los mortales está obligado a hacerla.

El cuadro en el que viene especificado está dividido en dos reglas que se afectan la una a la otra y que contienen diferentes rendimientos, ganancias o pérdidas y límites en cantidad de euros anuales que sirven de referencia.

A continuación se recogen los ejemplos elaborados por la Agencia Tributaria que ilustra quién debe hacer la declaración, desmenuzando así el cuadro esquemático y explicándolo un poco más claramente para que resulte útil y el contribuyente pueda identificar fácilmente su situación.

  1. Aquellos que han percibido rendimientos íntegros del trabajo procedente de un único pagador de más de 22.000 euros anuales.
  2. Aquellos que han percibido rendimientos íntegros del trabajo de más de 14.000 euros anuales aunque procedan de más de un pagador siempre y cuando la suma de las cantidades supere la cifra de 1.500 euros anuales. Por su parte estarían obligados también en los siguientes supuestos: pensionistas con varias pensiones cuyas retenciones no se hayan practicado de acuerdo con las determinadas por la Agencia Tributaria, contribuyentes que perciban un prestación compensatoria del cónyuge, así como cuando se dé la situación en la que el pagador no esté obligado a retener o cuando se perciban los rendimientos íntegros sujetos a tipo fijo de retención.
  3. Aquellos titulares de bienes inmuebles distintos a la vivienda habitual o suelo no edificado cuyas rentas imputadas de rendimientos de Letras del Tesoro, subvenciones para viviendas de protección oficial y otras ganancias patrimoniales procedentes de ayudas públicas sean superior a 1.000 anuales.
  4. Aquellos titulares de actividades económicas que posean rendimientos íntegros del trabajo y capital así como ganancias patrimoniales con una cifra superior a 1.000 euros.
  5. Aquellos que hayan tenido pérdidas patrimoniales iguales o inferior a 500 euros.
  6. Aquellos que cuentan con inmuebles arrendados cuyos rendimientos totales, sumado también a los del trabajo, del capital mobiliario, de actividades económicas y ganancias patrimoniales excedan de 1.000 euros anuales.
Todas las personas que estén incluidas en estos casos, por tanto, estarán obligados a hacer la Declaración de la Renta y las situaciones que estén fuera de estos supuestos, podrán hacerlo de manera opcional.

En la web de la Agencia Tributaria hay un simulador que se puede probar para calcular lo que resultaría, si da a pagar o a devolver. De todas formas, si se va a hacer personalmente, convendrá repasar bien todas las casillas para comprobar que está todo en orden.

El contribuyente tiene de plazo hasta el 30 de junio para presentar la Declaración. Normalmente se suele aconsejar hacerlo las primeras semanas de forma que, si sale a devolver, se podrá contar con el dinero lo antes posible, sobre todo teniendo en consideración el contexto en el que nos encontramos actualmente en el estado de alarma y con múltiples solicitudes por cursar por parte de Hacienda.