www.madridiario.es

Defender la libertad

domingo 07 de julio de 2019, 12:46h

La democracia es un sistema político débil, porque permite la participación, incluso, de quienes la combaten. Quizá es un error, pero es el coste de garantizar la libertad a todo tipo de ideas y comportamientos.

Por esa debilidad que manifiesta, necesita defensores incondicionales, que la cuiden de sus enemigos, que no son pocos.

A esto tenemos que apuntarnos todos los que amamos la libertad y la democracia; a defenderla con uñas y dientes de esa enorme masa de extremismo y populismos que, argumentando una mejor vida para las clases humildes, se van apoderando del tejido social hasta que su poder no tiene marcha atrás.

Después se hacen dueños de las estructuras y las clases humildes pasan a ser pobres y los demás también. Es el momento en el que se reparte la miseria. Procesos que hemos visto en Cuba, Venezuela, Corea y otros lugares en los que los regímenes totalitarios están haciendo la digestión y se irán viendo poco a poco.

De ahí que sea preciso adelantarse a ese momento y destruir el embrión del totalitarismo en sus inicios. Y uno de esos inicios lo vimos en la manifestación del Orgullo. En el comportamiento de esa extrema izquierda totalitaria contra los participantes de Ciudadanos. Vergonzoso.

Pero lo peor no es la vergüenza, sino el peligro. No podemos luchar contra la vergüenza, pero si contra el peligro de esos fascistas extremistas que luchan por destrozar la libertad y las instituciones democráticas.

Y no es el único caso. Begoña Villacís, Vicealcaldesa del Ayuntamiento de Madrid, ha denunciado en los medios una campaña de acoso con escraches a cualquier actuación pública de ella y el alcalde, que ha ganado las elecciones.

Como ven, no se aceptan los resultados electorales. Estamos ante la simbología del comunismo y el fascismo independentista y si no lo queremos ver llegarán momentos peores.

Todo esto son detalles que las autoridades tienen que erradicar, si quieren mantener la democracia, porque lo totalitario lo tenemos infiltrado en las instituciones.

Alfonso Guerra, un demócrata sin sospechas, un hombre de estado y de un nivel político que no está al alcance de ninguno de los presentes, sin ninguna duda, describe en su libro “La España en la que creo” la situación que se está viviendo en el Congreso, donde un buen número de diputados no están a favor de la Constitución y tienen como objetivo el derribo de la monarquía, contra la que luchan en todos los frentes, como elemento básico para hacer desaparecer esta Constitución tal y como la conocemos.

Buscan cambiar esta sociedad para hacerla a su capricho. Y ya sabemos lo que significa hacerla a su capricho.

Es preciso un llamamiento a la defensa de la libertad. Un proceso en el que deberían estar inmersos y unidos los partidos democráticos de verdad, como por ejemplo PP, Cs y PSOE y todos los que se quieran sumar, con esa misma causa, para evitar males mayores, que pueden llegar.

Siempre se ha dicho que es mejor prevenir que curar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.