www.madridiario.es

Descortesía de Pepu con Vox

lunes 17 de junio de 2019, 13:11h

Pepu Hernández, fracasado candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid y portavoz del grupo municipal socialista, debe saber mucho de baloncesto, de canastas, rebotes y tiros libres, pero de cortesía institucional, anda bajo mínimos; quizá por inexperiencia, o, simplemente, porque confunde un salón de plenos con una cancha de basquet, donde lo que importa es el resultado y no cómo se juegue.

El pasado sábado, en la constitución del nuevo Ayuntamiento y la elección de alcalde, intervino en el turno concendido a los portavoces de los grupos políticos representantes en el Consistorio, y dio una auténtica lección de lo que es la descortesía, el mal perder, los prejucios y la falta de conocimiento politico. Esto último, es disculpable en alguien que llega desde la cancha de baloncesto a las vida política, del “paracaidista” que quiere aterrizar en cualquier parte y de cualquier modo, pero lo que es inapropiado es el discurso, las descalificaciones, que hizo sobre Vox. Se pueden tener ideas distintas, no compartir nada con ideologías que se antojan extremas, pero de ahí a los comportamientos casi insultantes, hay un espacio en el que no cabe la cortesía institucional. De Vox se puede pensar y discrepar lo que se quiera, pero en democracia es necesario el respeto a los madrileños que votaron a esa opción, que es legítima, porque cumple todos los requisitos legales que exige la democracia. Personalmente no me atrae Vox, pero lo respeto y, cómo no, a todos sus seguidores; luego, por sus obras los conoceréis.

Quizá hubiera sido más apropiado que Pepu Hernández, aprovechara su primer discurso institucional, para entonar el mea culpa por los malos resultados obtenidos; haber pedido perdón a los suyos, incluidos los votantes socialistas, por haber cosechado el peor resultado electoral del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid en toda su historia democrática. Lo suyo fue un fracaso, que quizá en otros, les habría movido a dejar la política y regresar al banquillo, que es donde mejor se ha movido en su larga etapa deportiva. Meter la cabeza en el agujero de otro partido para intentar sacarle las vergüenzas, es no ver la realidad de un fracaso personal.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.