www.madridiario.es

Educación Especial: algo más que elegir colegio

martes 19 de marzo de 2019, 07:42h

Que en Escuelas Católicas de Madrid defendemos, como valor constitucional supremo y como derecho fundamental de cualquier padre o madre, la libertad de enseñanza y de elección de modelo y centro educativo, no es noticia. Posiblemente la defensa del derecho de elección de las familias nos constituye como centros y comunidades educativas.

Pero cuando ese derecho de elección lo han de ejercer los padres y madres de alumnado con necesidades educativas específicas, adquiere de forma inmediata un valor especial, una elevación en el rango de importancia y protección que prácticamente lo sacraliza. Y es que discutir sobre la capacidad de elección de escuela y modelo educativo por parte de padres de un alumno con esas circunstancias específicas, cuya principal elección fue darle la vida, resulta incluso obsceno.

Las familias con hijos o hijas con necesidades diagnosticadas deben poder elegir. Su derecho sagrado a elegir no puede ser, ni tan siquiera, discutido. Los centros específicos de Educación Especial ofrecen unas condiciones de profesorado, de instalaciones, de profesionalidad, de número de alumnos, de vocación, de experiencia… que, lejos de "segregar", aseguran la adecuada atención en la que se desarrolla un aprendizaje de autonomía, de afecto, de trato entre iguales distintos, y distintos iguales... Los centros de Educación Especial, en los que se escolariza el 17 por ciento de los alumnos diagnosticados (el 83 por ciento, en función del diagnóstico y de la voluntad de las familias lo hace en centros ordinarios) suponen una alternativa imprescindible e insustituible para este alumnado. Los centros de Educación Especial trabajan para una inclusión real y son una alternativa eficaz para cientos de familias madrileñas que ven en la intentona de supresión prevista en las propuestas legislativas presentadas en la Asamblea de Madrid, un verdadero ejercicio del disparate y una agresión a su capacidad de elección.

Por favor, políticos madrileños y responsables del Ministerio de Educación: no cometan la osadía de ponerse en los zapatos de los padres de este alumnado; no sean obscenos y respeten a unos padres y madres que, en su mayoría y antes del propio nacimiento, ya tomaron la decisión fundamental y más sagrada. Permítanles seguir decidiendo, esta vez sobre el cuidado, crecimiento y autonomía de sus hijos. En definitiva, dejen de frivolizar con un tema tan grave que incluso va más allá de la elección de colegio.

Emilio Díaz es Responsable de Comunicación y Relaciones Institucionales de ECM.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.