www.madridiario.es

CCOO cambia el foco

domingo 25 de noviembre de 2018, 09:00h

Hay que cambiar el foco, en lugar de decir que las mujeres tienen que defenderse, hay que enseñar a los maltratadores a no violar, golpear, abusar y matarlas por el hecho de ser mujeres y decir “NO”.

La Organización de Naciones Unidas define la violencia contra las mujeres como “una manifestación de relaciones de poder históricamente desiguales entre el hombre y la mujer, que han conducido a que el hombre domine y discrimine a la mujer, impidiendo su adelanto pleno”.

El sindicalismo de clase tiene mucho que decir ante esta desigualdad manifiesta en todos los ámbitos de la vida. Porque el maltrato no es exclusivamente el acto definitivo del asesinato, sino una actitud de tortura sistemática, psicológica, física y económica, que si bien tiene actores materiales, no son solo ellos los responsables, sino un consentimiento coral de violencias institucionales, judiciales, empresariales y, en definitiva, todo un sistema que permite año tras año que las cifras del terrorismo machista no desciendan.

El “daño” que se causa a la sociedad entera a través del maltrato a las mujeres, no está cuantificado en cifras, ni se contabilizan los daño a menores, familias, amistades, plantillas, ni todo el talento que se pierde al eliminar a cientos de mujeres sin respetar sus derechos humanos, el primero el de su propia vida.

Las mujeres tenemos derecho a trabajar y vivir tranquilas, a un contrato justo, a protección ante los violentos, a sentencias justas, a que no se traten nuestros cuerpos como carne y al respeto a la imagen en los medios de comunicación.

No se puede permitir que las mujeres tengan que recurrir a prostituirse o a alquilar una parte de sus cuerpos para salir de la falta de empleo digno o medios económicos. Hoy son los vientres de alquiler, mañana igual se ve aceptable que se vayan vendiendo a trozos sus órganos, su sangre o su dignidad como personas.

Las mujeres no aparecen “muertas”, las hayan asesinadas con o sin orden de protección. No son responsables de los crímenes, son las víctimas, y quienes les arrebatan la vida no son locos, son hijos sanos del patriarcado.

Nadie debe mirar para otro lado. En una sociedad justa sería impensable que alguien asesinara cada año a cien mujeres, dañara a miles y no se creara alarma social por ello.

Desde CCOO tenemos claro que aunque el terrorismo machista es un problema global que afecta a todas las mujeres, son las trabajadoras con menos medios económicos y las desempleadas las que sufren en un 90% el mayor rigor de la violencia. Por eso exigimos que se prevenga la violencia educando en igualdad, desde la infancia, y con énfasis en la adolescencia y en la vejez.

Las Administraciones tienen que dar un paso más. No valen las fotos en fechas determinadas, el maltrato hay que combatirlo de raíz, respetando la legislación específica, dotando al sistema de medios reales y adecuados, formando a todas las personas que intervienen en erradicar el maltrato. Debe haber sensibilidad real, implicación desde la judicatura a la atención primaria sanitaria o la escuela y escuchando a las mujeres organizadas que tanto conocimiento llevan acumulado.

Hay muchísimas personas profesionales implicadas en acabar con la violencia machista, pero más desde el voluntarismo que por tener medios adecuados para hacerlo.

Nuestro sindicato lo ha dejado claro. Vamos a combatir la violencia machista con todos nuestros medios, desde los centros de trabajo, la negociación colectiva y, por supuesto, formando parte del movimiento organizado de mujeres, luchando codo a codo también en las calles, hasta erradicar la peor forma de dominación del patriarcado, la violencia machista.

Pilar Morales

Secretaria de las Mujeres de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.