www.madridiario.es

Límite de velocidad

Por Pedro Fernández Vicente
martes 30 de octubre de 2018, 07:57h

Los conductores vuelven a ser asaltados por el estado y por los ayuntamientos, principalmente el de Madrid. Lo que padecemos es un atraco, es una persecución. Ahora que el acoso tiene tanta vigencia en tantas áreas, quiero reivindicar como acoso lo que estamos sufriendo los conductores.

El ayuntamiento de Madrid ha decidido extender la limitación de velocidad a 30 Kilómetros por hora, por tantas calles que dudo que se pueda llamar circulación a lo que tendremos que hacer a partir de ahora.

¿Alguien se ha planteado lo que significa 30 kilómetros por hora? ¿qué pasaría si todos los coches respetasen escrupulosamente ese límite que marca la ordenanza municipal? Y sobre todo ¿qué pasaría si todos los conductores que ahora viajan en coche privado lo abandonasen y decidiesen trasladarse en metro y autobús? Porque una cosa es verdad: el ayuntamiento prohíbe y prohíbe, pero no ofrece soluciones alternativas. Cada cual ha de buscarse sus “habichuelas” ¿Alguien cree que el transporte público, al que este equipo municipal le ha aportado muy poco, está preparado para recibir el doble de viajeros de los que tiene cotidianamente?

Claro que el bien y la comodidad de los ciudadanos no debe ser el principal motivo de estas decisiones. Aquí los madrileños y todos los que vivimos en esta ciudad importamos muy poco. Creo que se trata de poner un impuesto más, otro más, pero esta vez de forma camuflada a los conductores y propietarios de vehículos.

Queramos o no, nadie puede circular a esa velocidad, casi ni andando, imagínense en estos coches y motos que nos venden y por los que pagamos unos impuestos suculentos para las administraciones. Y como nadie va a circular a 30 kms/h, es muy fácil poner radares estratégicamente situados y llenar los bolsillos de una corporación radicalizada que gobierna el ayuntamiento de Madrid desde un punto de vista ideológico, sin importarle la comodidad de los madrileños. Lo importante es recaudar y recaudar para pagar cosas menos confesables.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios